Obispo de Arecibo condena decisión del Supremo de Estados Unidos sobre matrimonio del mismo sexo

obispo4-155x155ARECIBO – “Ni los jueces ni el tribunal pueden cambiar la verdad de la naturaleza humana. Por naturaleza, el matrimonio sólo existe y sólo puede existir entre un hombre y una mujer”, de este modo reaccionó el viernes, el obispo de Arecibo, monseñor Daniel Fernández Torres, ante la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos de aceptar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

“Es lamentable que el ser humano en ocasiones no pueda ver la realidad de las cosas. Hoy se repite la triste decisión en la que la ley de los hombres se aparta de la misma naturaleza humana, como ocurrió en el caso del aborto, donde miles de niños son asesinados cada año en el vientre de sus madres, ante la mirada permisiva del estado. Como Iglesia no callaremos la Verdad de la que no somos dueños, sino que estamos llamados a custodiar. El Papa Francisco nos dijo a los obispos de Puerto Rico en la visita Ad Limina que protegiéramos el matrimonio y nos ha llamado a luchar contra la ideología de género. Eso seguiremos haciendo: proclamar la verdad de que el matrimonio sólo existe y existirá entre un hombre y una mujer”, dijo el obispo arecibeño en un comunicado de prensa.

“Ahora más que nunca exhorto a los padres a reivindicar su deber como primeros educadores de sus hijos, enseñándoles la Verdad. Cuando la ley se aparta de la verdad se convierte en una dictadura”, concluyó.

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos declaró el viernes que la Constitución garantiza el derecho a los matrimonios entre personas del mismo sexo. La decisión del alto foro se produjo en el caso Obergefell v. Hodges.

El juez del Tribunal Supremo, Anthony Kennedy, redactó la opinión mayoritaria en la determinación de 5 a 4. A la posición de Kennedy se unieron los cuatro jueces más liberales de ese foro.

La decisión culmina décadas de pleitos judiciales y activismo.

“Estas consideraciones conducen a la conclusión de que el derecho a casarse es un derecho fundamental inherente en la libertad de la persona y que bajo las cláusulas de debido proceso de ley e igual protección de las leyes de la Enmienda 14, las parejas del mismo sexo no pueden ser privadas de ese derecho y esa libertad”, dice claramente la decisión de 108 páginas.

No obstante, el Tribunal Supremo reconoce que las religiones pueden seguir enseñando, según sus preceptos, lo que es el concepto de la familia y el matrimonio.

Por su parte, la Comisión de Derechos Civiles (CDC) se expresó complacida tras la decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos de validar el matrimonio igualitario y catalogó el fallo como una garantía al derecho que tiene cualquier ser humano a que se le respete su dignidad.

“Estamos muy complacidos con esta gran noticia. Hoy Puerto Rico celebra el reconocimiento de los derechos humanos de todas las personas. Esta decisión nos acerca más a la aspiración de justicia social para todos y todas. Con este aval hemos avanzado en la lucha de los derechos humanos más allá del reconocimiento al matrimonio. Hoy reconocemos la dignidad de los integrantes y las personas de la Comunidad LGBTT. Hoy se les reconoce su derecho a la salud, vivienda, protecciones económicas, seguridad y al resguardo que ha brindado el Estado a las demás personas de la sociedad”, indicó convencido el director de la CDC, licenciado Ever Padilla Ruiz en un comunicado de prensa.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.