Nuevo presupuesto obliga a la renegociación de la deuda de las corporaciones públicas

foto.diariodepuertorico.com

foto.diariodepuertorico.com

EL CAPITOLIO  – La Cámara de Representantes aprobará el presupuesto para el próximo año fiscal 2015-2016 que asciende a 9,800 millones de dólares con cargo al fondo general, y que recorta 400 millones al Banco Gubernamental de Fomento, obligándolo de facto a renegociar su deuda.

“El principal cambio en el presupuesto enviado por la Fortaleza es la reducción significativa al pago de las obligaciones del BGF. Estamos hablando de casi 400 millones de dólares… la proyección era de 700. La reducción de 400 millones los va a obligar a renegociar las notas, los vencimientos que tienen el próximo año… Es obvio que no les va a dar con 300 millones”, dijo el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Rafael Hernández Montañez, quien recalcó además que aunque en el presupuesto se garantiza el pago de las obligaciones generales, la asignación presupuestaria obliga a una reestructuración de las notas del BGF.

Hernández Montañez diferenció la deuda pública y recalcó que la política de la administración ha sido siempre pagar las obligaciones generales, aunque se ha aprobado legislación dirigida a la reestructuración de la deuda de las corporaciones públicas.

“Lo que estamos [haciendo] ahora es obligando a esa transacción porque reducimos dramáticamente la cantidad de dinero, por lo que, más allá de decirlo en una legislación, van a tener que actuar… es hora de los resultados”, explicó el legislador.

Otra agencia que sufrió recortes significativos fue el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), de la cual Hernández Montañez señaló “tenía dinero demás” y los fondos fueron “reubicados”.

“En el DDEC se hicieron unos cortes más allá de los porcentuales porque habíamos identificado que tenían los recursos para mantener su operación con la asignación que tienen”, dijo Hernández Montañez, quien aseguró también que en términos generales la mayoría de las agencias en funciones tuvieron recortes entre un dos y un tres por ciento.

Sobre la denuncia hecha por la delegación de la minoría del Partido Nuevo Progresista (PNP) a los efectos de que las deudas particulares de las distintas agencias de gobierno no están incluidas en el presupuesto, Hernández Montañez señaló que esas deudas son principalmente con la Autoridad de Edificios Públicos (AEP) y con el pago de agua y luz. El legislador reconoció que en algunos casos existe “deuda vieja” en las agencias, pero aclaró que para esos casos se han establecido planes de pago y hasta reestructuraciones. En ambos casos, Hernández Montañez recordó que la propia legislación presupuestaria provee para que la Oficina de Gerencia y Presupuesto retenga el monto de esas deudas a cada una de las agencias para remitir los pagos directamente a las corporaciones, evitando así la posibilidad de insolvencia de estas empresas públicas.

El presidente de la Comisión de Hacienda señaló que parte de los recortes a las agencias y al BGF se utilizó para mitigar las reducciones de presupuestarias a las organizaciones sin fines de lucro, tanto a las que reciben asignaciones del fondo general, como aquellas que reciben asignaciones legislativas. En el caso de las organizaciones que reciben aportaciones del fondo general, se les restituyó entre el 80 y el 90 por ciento de las asignaciones del año pasado, mientras a las que reciben donativos legislativos se les restituyó el 100 por ciento.

El próximo presupuesto se caracteriza además, por reducciones presupuestarias a prácticamente todas las agencias del gobierno, excepto algunas notables excepciones. Comparado con presupuestos de años anteriores, el presupuesto 2015-2016 destina 1,429 millones de dólares para el servicio a la deuda, incluidas las obligaciones generales.

Anticipando un déficit en el estimado de los recaudos para el próximo año fiscal Hernández Montañez “recomendó” que desde el inicio del próximo año fiscal (primero de julio, 2015) “se comiencen a reservar recursos necesarios para mitigar cualquier diferencia en gasto o recaudo en el próximo año fiscal”. El legislador estimó que identificar economías adicionales entre 20 y 21 millones de dólares entre todas las agencias de gobierno es perfectamente posible.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.