Nadal Power alerta sobre reformas a corporaciones foráneas

crop_jose-nadal-power-130622-300x148EL CAPITOLIO – El presidente de la Comisión de Hacienda del Senado, José Nadal Power, se unió a las voces que exigen al Congreso de los Estados Unidos que se tome en cuenta la necesidad de desarrollar la economía de Puerto Rico en las discusiones sobre las reformas a la legislación federal que rige a las corporaciones foráneas controladas (“CFC”).

“Es hora de que tanto los congresistas como el comisionado residente entiendan que las operaciones de las CFC en Puerto Rico siguen siendo la espina dorsal de nuestra economía, representando sobre 70,000 empleos directos. Cualquier cambio a las leyes que rigen las CFC tiene que diferenciar entre las operaciones que estas entidades tienen en Puerto Rico y las que se llevan a cabo en jurisdicciones extranjeras, de modo que resulte más atractivo para ellas establecerse en alguna jurisdicción estadounidense en vez de en el extranjero”, sostuvo Nadal Power en un comunicado de prensa.

En clara referencia a lo sucedido en 1996 con la Sección 936, el senador indicó en una carta enviada esta semana a los senadores Rob Portman y Charles Schumer que “acciones anteriores tomadas por el Congreso para eliminar incentivos para que corporaciones estadounidenses se establecieran en Puerto Rico, solo resultaron en la transferencia de operaciones mercantiles a jurisdicciones foráneas, cuyo único resultado fue la pérdida neta de empleos de ciudadanos estadounidenses”.

Nadal Power añadió que “por el bien de la economía de Puerto Rico, dichos errores históricos no pueden repetirse”.

“Aunque la economía de Puerto Rico no debe depender exclusivamente de este tipo de incentivos, me parece vital alertar al Congreso sobre las consecuencias que reformas a los estatutos que rigen las CFC puedan tener en el desarrollo futuro de la economía de la isla y otras jurisdicciones relacionadas a los Estados Unidos. Esta discusión representa para Puerto Rico tanto riesgos como oportunidades, ya que si se logra un trato distinto para las corporaciones foráneas que operan en jurisdicciones estadounidenses en vez de en el extranjero, estaríamos obteniendo una importante herramienta para atraer inversiones que la economía del país necesita”, expresó el legislador.

“Tanto el gobierno como el sector privado deben hablar sobre este tema con una sola voz. La manufactura en Puerto Rico, que en gran medida consiste en las operaciones de las CFC, aun representa sobre el 40 por ciento de nuestra economía, es por ellos que cualquier cambio a las leyes de las CFC deben tomar en cuenta la importancia de mantener dichas operaciones en Puerto Rico y de crear ventajas estratégicas para incentivar nuevas inversiones. Resulta de mutuo interés para Puerto Rico y los Estados Unidos que los empleos y las inversiones se materialicen en nuestra jurisdicción y no se vayan a otros países”, manifestó el senador.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.