Municipio controla gastos con Programa de Servicios Comunitarios

aguasbuenas_banComo ocurre en muchos municipios de la isla, los Alcaldes diariamente reciben un sin número de solicitudes de donativos para financiar facturas de agua y luz, materiales de construcción y mejoras a la vivienda, entre un sin número de servicios y propósitos. Sin embargo, en el Municipio de Aguas Buenas se celebra el segundo aniversario de una ordenanza que requiere horas de labor comunitario para poder recibir ciertos donativos de parte del Municipio. “Obviamente hay excepciones,” indica el legislador municipal Luis Gallardo, autor de la medida. “Por ejemplo para cubrir tratamientos médicos o gastos fúnebres.” Dichas excepciones fueron producto de enmiendas sometidas por la delegación minoritaria de la Legislatura.

La Ordenanza Núm. 34, serie 2012-2013 cumple dos años este 13 de junio, generado sobre 3,500 horas de labor comunitaria. Entre las tareas que podrá realizar el ciudadano, incluye la realización de tutorías o leer cuentos a los estudiantes de escuelas públicas, atender a los participantes en el Centro de Envejecientes, ser porteador en algo actividad cultural o social del Municipio y pintar edificios gubernamentales, entre otros. Horas comunitarias requeridas a través de órdenes del tribunal, para amortizar multas administrativas, programas gubernamentales como Mi Nuevo Hogar, universidades y de las escuelas públicas nivel superior podrán ser cumplidos dentro de dicho programa.

“Después de una conversación con el Alcalde sobre el asunto,” indica Gallardo, “vimos que existen tantas fuentes de capital regada por docenas de programas y leyes, pero no existía un mecanismo sencillo y flexible para canalizarlos.” Según la exposición de motivos de la Ordenanza, la Legislatura Municipal buscaba fomentar en el ciudadano la solidaridad y el compromiso con la comunidad como norma ética y civil, y promover el trabajo servicio comunitario. “Es una forma de multiplicar un beneficio social que provee el municipio,” según Gallardo. En caso de donativos, el Programa también permite a otros individuos cumplir con las horas de otro solicitante.

Desde su implementación, dicho Programa ha sido expandido para incluir ciertas ayudas federales concedidas a través del Municipio. Después de consultar a las agencias pertinentes, el Municipio aprobó una enmienda al Programa en marzo del 2014 para incluir el requisito de labor comunitaria a los recipientes del programa de Rehabilitación de Vivienda federal con fondos del Community Block Development Grant (CDBG). “Hicimos la consulta y nos indicaron que era viable dicho requisito al momento de dar estas ayudas federales,” indica Gallardo.

El Legislador Municipal hizo una invitación a las administraciones y legislaturas de otros municipios para explorar medidas similares. Además de controlar solicitudes frívolas de asistencia pública, la Ordenanza contiene mecanismos para asegurar que los más necesitados son los que reciben las ayudas. “El modelo anterior fomentaba el clientelismo. Pero ahora no solo atendemos a una necesidad inmediata, pero estamos invirtiendo en el desarrollo social,” finaliza el legislador municipal.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.