Líder de la UGT tercia en discusión en el Senado y destaca importancia de Hospital Regional de Bayamón

ipa344_hurraSAN JUAN  ― El secretario de Organización de la Unión General de Trabajadores (UGT), Gerson Guzmán, dijo el sábado, que “sería un error” cerrar el Hospital Regional de Bayamón “como sugirió” el presidente del Senado, Eduardo Bhatia en las vistas públicas en las que se evaluaba el presupuesto asignado para el nuevo año fiscal al Departamento de Salud.

“Las necesidades de salud de la población médico-indigente no estarían servidas satisfactoriamente en su totalidad con los hospitales circundantes en el área de Bayamón, porque la función que debe entenderse tiene esa facilidad médico-hospitalaria es la de ser un apoyo para descongestionar el Centro Médico de Puerto Rico como alternativa de prestación de servicios de medicina terciaria y hasta supraterciaria en ciertas especializaciones y proveer una extensión de camas para la hospitalización a los ya hacinados hospitales del Departamento de Salud en el principal complejo médico-hospitalario en Rio Piedras”, dijo Guzmán en un comunicado de prensa.

El líder de la UGT dijo que no es cierto que la inversión de 35 millones de dólares que se hace en el Hospital Regional de Bayamón no es necesaria y que mañana dicho hospital puede cerrar sus puertas y en el país no sucederá nada, pues ahí están los hospitales privados del área que cubrirían las necesidades médico-hospitalaria de la población médico-indigente, como alega Bhatia.

“El presidente senatorial pasó por alto la necesaria formación de nuevos médicos en los programas de residencia, el manejo de enfermedades infecciosas, y el potencial que tiene el Hospital Regional para complementar los servicios que ofrece el Centro Médico de Puerto Rico, así como los múltiples servicios de salud que se prestan desde el mismo a las personas que, por su nivel de ingresos, no tienen acceso a los centros privados. Precisamente éstas son áreas que la endiosada privatización, que tanto se alaba, no asume porque no le generan ganancias a los hospitales privados, finalidad esencial de los que ven la salud como una mercancía”, señaló Guzmán.

Recordó que la razón principal de la precaria situación en que se encuentra la llamada Reforma de Salud precisamente se caracteriza por la entrega a compañías privadas la prestación de los servicios.

“El Hospital Regional de Bayamón Ramón Ruiz Arnau tiene que visualizarse como una alternativa para aliviar el hacinamiento de pacientes en el Centro Médico de Puerto Rico y crear una nueva opción de atención médica de tipo terciaria y hasta supraterciaria, si se quiere, y no concentrar la atención de estos servicios médicos especializados en el principal complejo médico-hospitalario en Río Piedras”, terminó argumentando Guzmán.

Sostuvo que en 2012 el entonces director ejecutivo de la Administración de Servicios Médicos (ASEM), Ernesto Torres, anunció un acuerdo de cooperación con el Hospital Universitario Ramón Ruiz Aarnau (HURRA), también conocido como el Hospital Regional de Bayamón, para poder referirle pacientes de medicina interna de la Sala de Emergencia. El propósito era disminuir el tiempo de espera para la atención de pacientes de la Sala de Emergencia.

Dijo que el acuerdo disponía que aquellos pacientes de medicina interna que sean diagnosticados con celulitis infecciosa, con diagnósticos de gastrointestinales, ortopedia, fracturas, insuficiencia cardiaca congestiva, enfermedad pulmonar obstructiva, neumonía, embolia pulmonar, condiciones asmáticas y catoacidosis diabética pudieran ser referidos para el tratamiento correspondiente al HURRA en Bayamón.

Guzmán aseguró que ese acuerdo debe ponerse en vigor ahora, tras realizarse un debido reacondicionamiento del HURRA, mejor conocido como el Hospital Regional de Bayamón, y esto puede mejorar la situación de las facturaciones a los planes médicos, porque mientras los pacientes están en los pasillos del Centro Médico de Río Piedras, ese tiempo no puede facturarse como hospitalización, aun cuando están allí recibiendo atención en espera de que se desaloje una cama en el hospital correspondiente del principal complejo médico-hospitalario del país.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.