Justicia allana residencia de sospechoso de acoso cibernético

Justicia-300x2192SAN JUAN  – El director de la Unidad Investigativa de Crímenes Cibernéticos (UICC) del Departamento de Justicia, fiscal especial Rafael Sosa Arvelo, anunció el martes, el primer allanamiento digital en la isla contra una señal inalámbrica utilizada en la residencia de un sujeto sospechoso de cometer acoso cibernético, apodado MedeaBot en Twitter.

La orden de registro y allanamiento se realiza desde tempranas horas de la madrugada en una residencia ubicada en una finca de Comerío, como parte de una investigación relacionada a un patrón masivo de acoso cibernético y apropiación ilegal de identidad. Dicho patrón ha podido corroborarse con la cooperación de la empresa Twitter, la cual dio acceso a aproximadamente 300 cuentas que eran manejadas por el sospechoso de 27 años, a quien se le entregó una citación para ser entrevistado por las autoridades. La red social logró clausurar la gran mayoría de las cuentas intervenidas.

Durante el operativo se ocupó una computadora laptop, varios discos duros y teléfonos celulares. De hecho, la publicación de contenido en cuentas asociadas al sospechoso se detuvo tan pronto los agentes intervinieron en la residencia.

Según se desprende de la investigación –la cual inició hace aproximadamente un año–, el comportamiento del sujeto consistía en valerse de amenazas, lenguaje violento e imágenes sexuales para intimidar a sus víctimas. Hasta el momento, se cree que son decenas las personas que pudieran haber sido afectadas por el patrón de acoso, quienes han presentado tanto querellas formales como quejas informales a la Policía de Puerto Rico y a la UICC.

“En el día de hoy incorporamos por primera vez una modalidad investigativa de lo criminal, el allanamiento digital, para colocar la tecnología al servicio del esclarecimiento de los crímenes cibernéticos. Con el allanamiento a cuentas y datos digitales nos acercamos a aquellos que esconden su identidad detrás de una computadora para cometer delitos, amenazar y robarle la paz a la gente”, indicó el fiscal Sosa Arvelo.

La acción se llevó a cabo en parte gracias a la novel orden emitida por primera vez en Puerto Rico el pasado viernes por el juez Edgar Figueroa Vázquez del Tribunal de San Juan. En la misma se ordena la interceptación y registro de una señal de internet perteneciente al sospechoso, por un periodo continuo no mayor de 24 horas, “lo que permitió la búsqueda de datos digitales contenidos en equipos electrónicos utilizados en la residencia”, explicó el fiscal especial Eugenio Martínez, adscrito a la UICC.

El agente Ángel Colón de la División de Interpol del Negociado de Investigaciones Especiales (NIE) trabajó en la investigación junto a otros agentes. También, participó personal de la División de Evidencia Digital y Multimedia del Instituto de Ciencias Forenses (ICF).

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.