Gobierno enfrenta demandas por bacteria en Hospital UPR Carolina

06-14-15 abogado demanda bacteriaSAN JUAN  – El Hospital de la Universidad de Puerto Rico en Carolina, enfrenta varias demandas presentadas por razón de las muertes allí ocurridas a consecuencia de los brotes de la bacteria Acinetobacter Baumannii ocurridas en 2012 y el pasado mes de mayo de 2015.

En las demandas supuestamente se presenta evidencia científica que contradice a los funcionarios del hospital que han negado que las muertes se hayan debido directa o indirectamente al brote de dicha bacteria.

“Los médicos del Hospital de la UPR de Carolina han negado categóricamente en todo momento que las muertes ocurridas en el primer y segundo brote hayan sido causadas por la Acinetobacter Baumannii, sin embargo, no han dado a conocer las pruebas científicas que realizaron los médicos del hospital para llegar a esa conclusión”, señaló Pedro Soler Muñiz, representante legal de al menos seis familias de las víctimas del brote bacteriano.

De acuerdo con Soler Muñiz, las familias de los fallecidos ordenaron evaluaciones científicas a un perito médico especializado en infectología. Dichas evaluaciones determinaron que cada una de los seis casos evaluados la causa de la muerte fue a consecuencia de la infección con la Acinetobacter Baumannii, o que la bacteria contribuyó al deceso.

La investigación arrojó además que algunos de los pacientes fallecidos estaban infectados con otras baterías multiresistentes, como la klebsiella demonia y pseudomonas aeruginosa, entre otras.

Por su parte, la secretaria de Salud, Ana Ríus señaló la semana pasada que este tipo de bacteria es de frecuente ocurrencia en los ambientes hospitalarios y que los pacientes afectados por el brote bacteriano tenían su salud “muy comprometida”. Ríus, no obstante, reconoció que esta bacteria por su naturaleza oportunista, podría representar un riesgo de muerte para pacientes con su salud comprometida.

Para Soler Muñiz, esto es indicativo de que el Hospital no ha cumplido con los procedimientos de higiene y seguridad.

“El hecho de que el primer brote de esta bacteria se haya originado, al igual que el segundo, en el área de cuidado intensivo del hospital, es indicativo de que los protocolos establecidos no han sido implementados correctamente… Los médicos no son los responsables del control de las bacterias presentes en el hospital. Esa responsabilidad recae en la administración del hospital y en los posibles contratistas de dicha institución”, señaló Soler Muñiz, quien además reveló que la demanda de los familiares de los fallecidos en contra del gobierno y otros no es debido a impericia médica, sino por negligencia.

El abogado señaló que el factor común en todos los pacientes fallecidos de acuerdo al estudio pericial hecho, es que al momento de entrar a la sala de cuidados intensivos, todos estaban libres de la bacteria que eventualmente les causó la muerte.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.