Fiol Matta asegura es necesaria la perspectiva de género

Juramentacion_Supremo_noticel_liana_fiol-300x150SAN JUAN  – La jueza presidenta del Tribunal Supremo, Liana Fiol Matta, ofreció el mensaje principal durante la graduación de la Universidad del Turabo, celebrada el jueves en el Centro de Convenciones de San Juan en el que afirmó que la herramienta más efectiva para lograr la equidad de género es la educación hacia el cambio, la educación con perspectiva de género.

“Para que la equidad de género sea una realidad en nuestra sociedad, cada uno y cada una debe reflexionar sobre el conocimiento colectivo, sobre las costumbres, que adquirimos y transmitimos a los demás miembros de la sociedad y a los miembros futuros de esta, a nuestros hijos e hijas. Por eso, la herramienta más efectiva para lograr la equidad de género es la educación hacia el cambio, la educación con perspectiva de género”, afirmó en su mensaje Fiol Matta.

Detalló que la equidad es la igualdad real que toma en consideración las diferencias entre las personas para darles a cada una un trato verdaderamente igual. Por otro lado, precisó que mientras que el sexo de una persona se refiere a si es biológicamente un hombre o una mujer, el género se refiere a las funciones, las responsabilidades y la conducta que la sociedad espera de una persona por el sólo hecho de ser, biológicamente, hombre o mujer.

“Esas asignaciones de funciones, al fin de cuentas, no son más que las ideas que se hace cada sociedad sobre lo que se espera de un hombre o de una mujer. De esas ideas surgen los estereotipos basados en el sexo de las personas”, explicó.

Afirmó que la equidad de género, entonces, visualiza la posibilidad de que los hombres, como grupo biológico, y las mujeres, también como grupo biológico, puedan gozar de los mismos derechos, beneficios, oportunidades y obligaciones, tomando en consideración las necesidades específicas de cada grupo y dejando a un lado las construcciones sociales sobre las actividades y el comportamiento que supuestamente son propios de los miembros de cada grupo.

Aseguró que la falta de equidad de género es la causa de situaciones de violencia, particularmente contra la mujer. Reveló que la situación a nivel global es de tal magnitud que la Organización Mundial de la Salud (OMS) cataloga como una epidemia mundial.

“Esa violencia se manifiesta de diferentes formas, según la cultura de cada lugar y las demás inequidades estructurales específicas a cada región o nación, en particular, el grado de pobreza y la posibilidad de desarrollo económico. Desde el tráfico de mujeres y niñas para la esclavitud forzada, la violencia machista contra las mujeres migrantes y refugiadas, los matrimonios infantiles forzados y la circuncisión femenina”, aseveró.

También mencionó como ejemplos de esa inequidad el discrimen salarial entre hombres y mujeres y la disparidad entre el número relativo de hombres y mujeres en posiciones visibles de liderazgo.

“Muchas veces se justifica el trato desigual como costumbres que supuestamente nos caracterizan como pueblo. ¡Pero ahí está la hermosa oportunidad que tiene su generación! Porque la cultura y las costumbres sociales se hacen sobre la marcha. Se aprenden, pero cada generación las modifica, las deroga y adopta costumbres nuevas. Todas y todos ustedes son hacedores de nuestra cultura. Sus acciones pueden dar forma a una cultura de respeto y protección a las diferencias, una cultura de equidad”, sostuvo.

“Cada uno de ustedes tiene la oportunidad y la responsabilidad de modificar las construcciones culturales que contribuyen a la inequidad de género. Todos y todas pueden ayudar a desarrollar nuevas formas de ver y hacer las cosas, desde sus respectivas profesiones, mientras hacen su vida, establecen una familia y crean su propio espacio vital”, manifestó a los estudiantes y las estudiantes que completaron su preparación académica.

Según explicó, la Rama Judicial ha hecho adelantos en el tema de la equidad de género con proyectos como sus Salas Especializadas en Casos de Violencia Doméstica que han probado ser muy efectivas en la atención de ese mal social. No obstante, reconoció que el sistema de justicia criminal sólo atiende algunos de los síntomas de la falta de equidad de género.

“Al recibir sus diplomas, ustedes reafirman su compromiso de luchar por estos principios, porque sin la esperanza de un mundo mejor todos sus esfuerzos serían en vano. El primer paso es imaginar ese mundo de equidad y creer que es posible construir un mundo mejor. Cada uno y cada una de ustedes le darán un contenido único a ese mundo. Pero ese mundo ideal tiene que incluir la equidad de género. Tiene que incluir el respeto, la tolerancia y la celebración de nuestras diferencias como individuos”, concluyó Fiol Matta.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.