Ancianos preocupados por recortes en Medicare Advantage

imagesEL CAPITOLIO – Ante el recorte de 500 millones de dólares en fondos de Medicare Advantage, cerca de un centenar de personas de edad avanzada visitaron la oficina de la senadora Rossana López León para presentar sus preocupaciones que van desde la calidad de servicios de salud que recibirán de ahora en adelante, hasta la cantidad de profesionales que pueden abandonar la isla como consecuencia del devastador recorte.

“Este devastador recorte presupuestario pone en riesgo la salud de muchas personas de edad avanzada en Puerto Rico. Sin duda, es un recorte discriminatorio ya que los puertorriqueños pagamos los mismos impuestos que se pagan en los Estados Unidos. Tenemos que expresarnos como lo están haciendo estas personas que hoy nos visitan en el Capitolio hasta lograr que igualen lo que nos corresponde porque lo pagamos”, afirmó en un comunicado López León, quien preside la Comisión de Derechos Civiles del Senado de Puerto Rico.

Según la portavoz alterna de la mayoría en el Senado, las personas de edad avanzada viven en la isla con un déficit individual mensual de 1,500 dólares, lo que significa la incapacidad de este grupo poblacional para costear los aumentos en primas, copagos y recorte de los servicios por parte de las aseguradoras. Este recorte representa el que los servicios de salud se van afectar y su efecto en el aumento de las hospitalizaciones y demanda en los servicios sociales. Las familias en su totalidad serán afectadas, el apoyo económico a sus parientes de edad avanzada tendrá que ser mayor. Todo esto en un contexto de crisis fiscal en la que vive el país.

Por su parte, Carmen Hernández, portavoz del Centro Diamantino de Personas de Edad Avanzada del Municipio de Carolina afirmó que “es una injusticia para nosotros que pagamos los mismos impuestos federales que en los estados, para tener servicios de salud y ahora nos quitan lo que nos corresponde”.

“La devastadora reducción de 11 por ciento al presupuesto de Medicare Advantage para Puerto Rico significa un golpe duro a la industria de la salud, dentro de una economía que ya está fracturada. Actualmente, es difícil conseguir muchos servicios de salud porque los profesionales están emigrando de Puerto Rico y con esta devastadora reducción seguramente se irán más”, exclamó Matilde Beauchamp, miembro de la misma entidad.

López León exhortó a la población a que visiten el portal crisisdesaludpr.com o que se comuniquen por teléfono al 787-665-2020 para que se dejen sentir firmando su petición para que el Departamento de Salud Federal devuelva lo que se les ha quitado a las personas de edad avanzada en Puerto Rico.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.