76TA. COLACIÓN DE GRADOS DE LA UNIVERSIDAD DEL SAGRADO CORAZÓN

sagrado_universiaprSe confieren 1,062 grados universitarios

16 de junio San Juan, Puerto Rico — “Los he visto soñar; los he visto llenos de ilusión, pero también los he visto hacer. Los he visto en acción. Su pasión dio vida y encendió a esta Universidad. Puerto Rico los necesita. Puerto Rico necesita corazón”, reza parte del mensaje del Presidente, Gilberto J. Marxuach Torrós, en su primera graduación como presidente.

La Universidad del Sagrado Corazón (USC) llevó a cabo hoy su Septuagésima Sexta Colación de Grados y otorgó 1,062 títulos universitarios. Durante los actos de graduación se confirieron 749 Grados de Bachillerato, 83 Grados Asociados, 30 Certificados Posbachillerato y 200 Grados de Maestría.

Sagrado dedicó la graduación a la Dra. Mireya Salazar, exalumna y miembro de la facultad, por ser un ejemplo de vocación y convicción. “Considerada, exigente, y generosa con sus estudiantes, así como con sus colegas, siempre supo plasmar lecciones que nos han hecho crecer y celebrar la experiencia de educar y educarnos”, reza parte de la dedicatoria.

Así como hay educadores dignos de emular, como la doctora Salazar, también hay historias qué contar detrás de cada estudiante. Una de ellas, Karla Reyes Navarro, graduanda de la Escuela de Comunicación Ferré Rangel, culminó su bachillerato en relaciones públicas con una concentración menor en producción y mercadeo para la radio. Superó el reto de la leucemia, la cual le fue diagnosticada en la secundaria y durante sus estudios universitarios.

“La fe es el motor que me ha mantenido viva y me ha permitido culminar mi bachillerato a pesar de esta larga enfermedad, la cual ya superé y la celebración será por partida doble pues me graduó con Magna Cum Laude y esperando gemelos
idénticos. Esto es un regalo de Dios. En esta batalla gané muchos amigos y otros se fueron a estar con Dios, de cada ellos guardo los mejores recuerdos y motivación para seguir adelante ahora como futura madre y profesional”, expresó Karla.

Precisamente, el presidente de la Universidad resaltó en su mensaje que la respuesta a los retos tiene que venir del corazón de cada uno. “Debe ser una respuesta vivida, debe ser testimonio, de dónde está el corazón de cada uno de nosotros”.

La joven Heidee Rolón Cintrón, quien recibió uno de los Premios de Excelencia Académica, se hizo eco de las palabras del Presidente de que lo más importante es conservar la esencia de un corazón solidario. “Aprendimos que el éxito del que tanto hablan al llegar a la universidad no es individual. Experimentamos que nuestro éxito no depende de protagonismos, sino que deriva del grado de comunicación y compañerismo que hayamos alcanzado con nuestro equipo, a pesar de las desavenencias del camino. Aprendimos que el éxito no depende de cuántas veces fuimos los primeros o primeras, sino de cuántas veces nos detuvimos a reflexionar en lo que podíamos hacer por el que está a nuestro lado. Así que nuestro anhelado éxito deja de ser personal y se convierte en uno colectivo, en un éxito generacional, un éxito de país. Cuando entendemos que no se trata de ti ni de mí es cuando nuestros logros cobran verdadero sentido”, reza el mensaje de la joven graduada de Bachillerato en Periodismo.

Rolón culmina su mensaje con la frase: “esfuérzate y sé valiente”, y añade: “nadie dijo que sería fácil, pero procuremos ser perseverantes. Dejemos de huir de nuestro propio potencial y pongamos en práctica nuestra educación”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.