Todavía no lo han aprobado y ya el presupuesto tiene déficit

05-04-15_Victor_SuarezLA FORTALEZA– El próximo año fiscal comenzará el próximo primero de julio con un déficit en el flujo de efectivo de 441 millones de dólares, según informó el secretario de la Gobernación Víctor Suárez al liderato legislativa durante su reunión semanal con el gobernador Alejandro García Padilla en la Fortaleza el lunes.

“Para julio del año [fiscal] que viene tenemos un déficit de flujo de efectivo de algunos 441 millones de dólares. Eso se da debido a que, al hacerse más difícil el acceso a los ‘trans’ comenzamos el año fiscal con esa deficiencia en flujo de efectivo”, señaló Suárez a su salida de la reunión entre el gobernador y el liderato legislativo.

Suárez adjudico la dificultad en el acceso a los llamados “trans” (anticipos a ingresos por concepto de contribuciones) a la no aprobación de la reforma contributiva propuesta por la administración. El proyecto de reforma contributiva fue derrotado en la Cámara de Representantes la semana pasada.

El secretario de la Gobernación reconoció que el gobierno debió enfrentar una situación similar al inicio del presente año fiscal en julio de 20014. No obstante, en ese entonces el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) proveyó los adelantos requeridos por el gobierno. Pero 10 meses después, el BGF no está en posición de ofrecer los trans al gobierno central porque la propia institución enfrenta serios problemas de liquidez. Esta falta de liquidez afecta el desembolso de préstamos ya aprobados a municipios para el desarrollo de infraestructura.

“Esa realidad fiscal es dolorosa, es un camino difícil que tenemos que llevar todos para principios del próximo año fiscal”, dijo Suárez.

Las alternativas que se prepara a asumir la administración para el próximo año fiscal están fundamentadas, según Suárez, en un presupuesto preparado con los ingresos recurrentes del presente año fiscal que son 8.6 mil millones de dólares. Según Suárez, esta cifra es mil 500 millones de dólares menos a lo que inicialmente se había proyectado contando con la aprobación de la malograda reforma contributiva.

Pero de manera sorpresiva, Suárez señaló que la administración “está abierta a nuevos escenarios de recaudos que tengan el consenso del ejecutivo y el legislativo”. Estas declaraciones contrastan con lo dicho por el gobernador García Padilla en su mensaje de situación del estado a los efectos de que “no aceptará nuevos impuestos”.

Para poder aprobar un presupuesto balanceado con 8.6 mil millones de dólares, Suárez señaló que la administración considera una serie de medidas de reducción de gastos, entre las que mencionó: la reducción en la jornada laboral de los empleados públicos, la reducción en las aportaciones gubernamentales a entidades sin fines de lucro, recortes a las ramas Legislativa y Judicial, las aportaciones a los municipios.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.