Regalo de esperanza para confinadas en el Día de las Madres

05-10-15 reglao esperanza madreSAN JUAN  – Esperanza, amor y comprensión, sonrisas y lágrimas de emoción. Ese fue el saldo de una visita sorpresa que recibieron las confinadas residentes del Hogar Intermedio para Mujeres con motivo del día de las madres.

La iniciativa fue organizada por un grupo de mujeres pertenecientes a la Sororidad Mu Alpha Phi, una institución sin fines de lucro que tiene, entre otros objetivos, compartir bendiciones con aquellos menos afortunados.

“Nosotras fuimos a compartir un ratito y llevarles algunos regalos por el día de las madres, pero el regalo nos lo dieron ellas a nosotras con sus palabras. Son mujeres fuertes de espíritu, con muchas ilusiones y un solo anhelo; recobrar el tiempo perdido. Las escuchamos, las aconsejamos y hasta lloramos con ellas”, señaló Carmen Caraballo, quien preside uno de los grupos de la Sororidad en San Juan.

Según explicó Caraballo la idea de visitar a las confinadas con motivo del Día de las Madres surgió porque “sabemos que muchas de ellas no reciben visitas, que se sienten solas, y queríamos que recibieran, además de un regalo material, un regalo especial; tiempo, cariño, atención y comprensión”.

Indicó que durante la visita, las confinadas, quienes algunas de ellas cuentan con la bendición de tener a sus hijos con ellas, recibieron además de regalos, palabras de esperanza, motivación, abrazos y comprensión. También tuvieron la oportunidad de recibir un “make over” que incluyó “blower”, plancha y manicura.

Como parte de la actividad, se realizaron además dinámicas, juegos y testimonios. “Nuestro deseo es que ellas nunca pierdan la esperanza de soñar, para que cuando vuelvan a la libre comunidad puedan lograr eso que canto desean”, dijo Caraballo.

Relató que entre los deseos de las reclusas, que se encuentran en custodia mínima, se encontraban el terminar cursos de repostería, cosmetología y hasta comenzar estudios en derecho.

“Mi nena es mi razón de ser. La tengo a ella aquí conmigo pero quiero salir para que ella pueda tener una mejor vida. A todas las madres les deseo muchas felicidades y que siempre amen mucho a sus hijos”, sostuvo Daviana Chico, una introvertida joven de 21 años, quien es madre de la simpática bebé, Jodairis Merced, de siete meses.

Por su parte, el secretario interino del Departamento de Corrección y Rehabilitación, José Aponte Caro, apoyó la iniciativa de la Sororidad Mu Alpha Phi señalando que “agradecemos, aplaudimos y apoyamos todos los esfuerzos que propicien el mejoramiento de nuestra comunidad. Estas visitas se convierten en una valiosa herramienta en su proceso de su rehabilitación porque sienten el apoyo y el respaldo de personas que creen en ellas. Exhortamos al grupo a que continúe con estas buenas acciones para que otras mujeres emulen su ejemplo en beneficio de nuestras confinadas”.

“Vamos a planificar otras actividades porque la experiencia fue más que enriquecedora para ambas partes. Ese es nuestro compromiso con estas mujeres porque se merecen una segunda oportunidad”, concluyó Caraballo.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.