Querella ambiental para preservar las Cuevas de Aguas Buenas

DRNA (Logo)SAN JUAN  – Un grupo de 10 líderes comunitarios residentes de Aguas Buenas y un legislador municipal, radicaron el pasado 14 de mayo una querella en el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) sobre posibles violaciones a la Ley 292 para la Protección y Conservación de la Fisiografía Cársica, entre otras.

Según la líder comunitaria Edith Jiménez, la querella se relaciona al movimiento de tierra y la construcción de infraestructura para canalizar aguas en el sector Felito Aponte del barrio Sumidero, que se encuentra dentro de la Reserva Natural de las Cuevas de Aguas Buenas. Según la Ley 292, está prohibida la construcción de caminos, fragmentación de ecosistemas y deforestación dentro de la zona cársica.

Indicó que esta construcción representa la más reciente amenaza para las comunidades en la Reserva Natural, las cuales han combatido durante años contra los desarrollos no autorizados.

“No solo viola las leyes anteriormente mencionadas, sino que atenta con la desaparición del más importante recurso para nuestra supervivencia; el agua. Altera los ríos y quebradas que existen en dicho sistema, y aguas subterráneas”, dijo Jiménez en un comunicado de prensa.

Por su parte, el legislador municipal Luis Gallardo, uno de los querellantes, dijo que las cuevas, la zona cársica y los terrenos colindantes representan un importantísimo recurso natural para el pueblo, para el país y el mundo entero.

“En las cuevas existe la única corriente perenne de agua subterránea conocida en el área este de la Isla, que alimenta al Río Grande de Loíza. Cuenta con varios manantiales con temperatura fresca, alta humedad, y una importantísima población de murciélagos. También es hábitat de especies de fauna y flora protegidas y en peligro de extinción”, dijo el legislador.

Por otro lado, precisó que las obras en cuestión supuestamente fueron realizadas con el fin de rescatar un camino que se había abandonado en años anteriores. Sin embargo, bajo el Reglamento de la Ley 292, se pierde cualquier derecho adquirido sobre obras de esta índole cuando se cesa dicha actividad.

“Tampoco existe ordenanza alguna que evidencie que dicho camino, de haber existido, fue construido legalmente”, añadió Gallardo al indicar que al grupo le preocupa que dicha construcción fue realizada con la intención de urbanizar y subdividir al solar.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.