PIP presenta su propuesta para atajar la crisis fiscal en la isla

20150514_111907SAN JUAN – El presidente del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Rubén Berríos Martínez presentó el jueves el Plan de Recaudación y Estímulo al desarrollo que propone esa colectividad para atender la crisis fiscal que afecta al país.

En dicho plan, Berrios reiteró su propuesta de llevar a 10 por ciento la tasa de tributación para empresas extranjeras que operan en Puerto Rico y que supuestamente generan más de 30 mil millones de dólares en ganancias anualmente.

“La razón principal para la insuficiencia en los recaudos del país radica en que los sectores con mayores ingresos, es decir, las compañías foráneas y los grandes emporios comerciales, las llamadas megatiendas, no contribuyen de manera justa y proporcional al erario”, denunció Berríos en conferencia de prensa.

El líder independentista señaló además que las exenciones y la cantidad de créditos, deducciones y privilegios contributivos de los que disfrutan estas empresas hacen que las mismas resulten “virtualmente exentas” de rendir contribuciones en la isla.

Según Berríos, dichos privilegios “han crecido como la espuma” en los primeros años del Siglo 21. El efecto de los mencionados privilegios ha sido el desangramiento de la capacidad de recaudo del Gobierno según Berríos.

Para el presidente del PIP esta situación, que es responsabilidad de los dos partidos que han gobernado la isla desde las década del 50 hasta el presente, representa una reducción en el Producto Interno Bruto (PIB) de la isla de 11 por ciento en el año 2000 a tan solo el 8 por ciento en el pasado año 2014. Así se reconoce en el informe preparado para el Gobierno por la firma de asesores KPMG, así como en el reciente editorial sobre Puerto Rico que publicó el periódico el New York Times. Berríos recordó que el PIB en Irlanda es de 20 por ciento, en Bahamas es 16 por ciento y en Estados Unidos es 25 por ciento.

“Dicho de otra manera, si la legislación contributiva correspondiente en vigor en el año 2000 hubiera estado vigente este año, el Gobierno de Puerto Rico hubiera ingresado 3 mil millones de dólares adicionales para el erario, a pesar de la contracción económica. El efecto, durante los últimos 15 años, los gobiernos de turno le han regalado a los grandes intereses económicos más de 35 mil millones de dólares. Y ahora el Gobierno pretende que sea el pueblo el que pague la cuenta”, señaló Berríos refiriéndose al propuesto Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) a bienes y servicios.

El objetivo a corto plazo del Gobierno, según el PIP, debe ser restaurar el cociente de 11 por ciento del PIB que existía en el año 2000 imponiendo tasas contributivas efectivas y reales a los sectores que están exentos o virtualmente exentos.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.