Pierluisi exige trato igual de Medicaid y advierte sobre precipicio fiscal

Pierluisi-DiarioWASHINGTON, DC  – Durante un mensaje ofrecido el miércoles en el hemiciclo de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el comisionado residente de Puerto Rico en Washington, Pedro Pierluisi, exigió justicia y trato justo para los 1.2 millones de beneficiarios del Programa Medicaid en Puerto Rico bajo el plan de salud del gobierno llamado Mi Salud.

En su mensaje, Pierluisi advirtió que al gobierno de Puerto Rico sólo le quedan 3,570 millones de los 6,300 millones de dólares en fondos de Medicaid adicionales que recibió bajo la Reforma de Salud federal y al nivel de gasto actual para cubrir a los beneficiarios de Mi Salud, se espera una insuficiencia de fondos tan pronto como en el 2017 aunque se supone que duren hasta el final del año fiscal 2019.

“A los territorios se les trata distinto bajo el programa Medicaid, que es subvencionado en parte por el gobierno federal y en parte por el gobierno del estado o del territorio. En los estados y en el Distrito de Columbia, Medicaid es un derecho del individuo, lo que significa que no hay límite en la cantidad de fondos que el gobierno federal provee al estado siempre que el estado provea el pareo de fondos. La contribución federal puede variar entre 50 por ciento en los estados más ricos hasta 83 por ciento en los estados más pobres. En cambio, los fondos federales para el programa de Medicaid en Puerto Rico tienen un tope anual”, dijo Pierluisi en un comunicado de prensa.

Aseguró que los fondos que recibe Puerto Rico para proveer servicios médicos en la isla se han triplicado durante su gestión, de 280 millones de dólares en 2008 a sobre 1,200 dólares al año actualmente. Sin embargo, todavía la cantidad que recibe Puerto Rico está muy por debajo de lo que reciben los estados con poblaciones similares.

“Cuando asumí mi cargo en el 2009, Puerto Rico, donde residen 3.5 millones de ciudadanos americanos, estaba sujeto a un tope anual de alrededor de 280 millones y la contribución federal estatutaria de Puerto Rico era de 50 por ciento, la misma que en los estados más ricos, pero la contribución federal real a Puerto Rico para el programa de Medicaid local era de entre 15 a 20 por ciento al año. Puerto Rico estaba gastando sobre 1,400 millones al año de fondos estatales para proveerle servicios médicos a más de 1.2 millones de beneficiarios de bajos ingresos, mientras sólo recibía 280 millones de dólares del gobierno federal para ese propósito”, añadió.

“Con la Reforma de Salud federal del 2010, se le asignaron a Puerto Rico 6,300 millones de los de 7,300 millones de dólares en fondos de Medicaid adicionales asignados para los cinco territorios y se aumentó la contribución federal a 55 por ciento. El resultado es que ahora en vez de recibir unos 300 millones anuales, Puerto Rico puede recibir desembolsos de entre 1,100 a 1,300 millones de dólares anuales para financiar el plan de salud del gobierno local. Esto es un aumento significativo y tengo que decirles que tuvimos que luchar por cada centavo. Pero aclaro, el trato a Puerto Rico no se acerca al que reciben los estados y continúa siendo profundamente desigual”, dijo Pierluisi.

En su mensaje, el funcionario comparó el trato que recibe Puerto Rico con el que recibe el estado de Misisipí, subrayando el trato discriminatorio que recibe la Isla por ser territorio. En el 2014, Misisipí, con una población menor que Puerto Rico, recibió una contribución federal de 73 por ciento versus el 55 por ciento que recibió Puerto Rico. Misisipí pareó 1.3 billones y recibió 3.6 billones de dólares en fondos federales. Oregón, con una contribución federal de 63 por ciento, pareó 1.8 billones para recibir 5 billones de dólares en fondos federales.

Pierluisi advirtió a sus compañeros congresistas en la Cámara de Representantes federal que esos 6,300 millones de dólares en fondos de Medicaid adicionales que Puerto Rico recibió bajo la Reforma de Salud federal expiran al final del año fiscal 2019 y que esa es la única disposición en la ley que expira de esa forma.

“Al gobierno de Puerto Rico sólo le quedan 3,570 millones de los 6,300 millones de dólares de fondos que recibió de la Reforma en el 2010. Este es el precipicio. Va a llegar de una forma u otra; es solo una cuestión de si llegará en el 2017, 2018 o el 2019. Si no se reautorizan los fondos, Puerto Rico volverá a recibir menos de 400 millones al año”, sostuvo Pierluisi, quien subrayó que continuará insistiendo en que el gobierno federal actúe.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.