Paro universitario de 48 horas en oposición a la reforma contributiva y al IVA

05-12-15_Foto_UPRSAN JUAN – Los distintos sectores que componen la comunidad universitaria en el recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR) acordaron el martes participar marcha desde el Capitolio hasta La Fortaleza este miércoles, y un paro de 48 horas a partir del jueves, condicionado a que la administración del Gobernador Alejandro García Padilla desista de imponer un impuesto sobre el valor añadido (IVA) y de los recortes presupuestarios a la universidad.

Estudiantes, profesores, empleados exentos y no docentes, y personal de seguridad del recinto de Río Piedras además votaron abrumadoramente en rechazo del proyecto de ley que transferiría los fondos del sistema de retiro de los empleados de la UPR al Banco Gubernamental de Fomento (BGF).

“Los distintos sectores de la comunidad universitaria se expresaron en contra de la reducción en los fondos a la Universidad de Puerto Rico, como también el Proyecto del Senado 1350 (P del S1350) Nosotros entendemos que, como comunidad universitaria, tenemos una autonomía y que el P del S 1350 trastoca la misma porque contempla que el BGF tenga la potestad para nombrar a un super-síndico que controlaría toda la administración de la Universidad de Puerto Rico”, explicó Guasp.

La asamblea multisectorial, que inicialmente había sido promovida por el presidente de la UPR, Uroyoan Walker, con miras a coordinar una manifestación de la comunidad universitaria frente al Capitolio, fue saliéndosele rápidamente de las manos a la administración universitaria cuando los estudiantes reclamaron que esta tuviera lugar en el Teatro de la Universidad y que se decretara un receso académico para promover la asistencia de la comunidad universitaria. Aun sin contar con la autorización del rector Carlos Severino, los estudiantes convocaron la asamblea del martes al teatro. No fue sino hasta el lunes que Severino autorizó el uso del teatro y concedió dl receso académico.

Una vez reunida en asamblea la comunidad universitaria comenzó a tomar decisiones más allá de las que la administración universitaria había esperado. Durante la asamblea se aprobaron mociones y resoluciones no para una manifestación frente al Capitolio, sino para marchar desde el Capitolio hasta La Fortaleza para repudiar la propuesta de García Padilla de reestablecer derrotado proyecto de reforma contributiva con su impuesto sobre el valor añadido (IVA).

Además se aprobó una resolución exigiendo la renuncia de todos aquellos funcionarios electos que se han expresado en favor de recortes a servicios gubernamentales, y la imposición de una moratoria en el pago de la deuda pública previo a la celebración de un referéndum, en o antes del 30 de junio, para enmendar la constitución de manera que no se obligue al gobierno a pagar la deuda pública antes de garantizar servicios a la ciudadanía.

Algunos sectores críticos de la convocatoria hecha desde la presidencia de la UPR señalaron que se pretende usar a los estudiantes para “hacerle el caldo gordo” al Gobernador García Padilla, quien supuestamente busca ejercer presión sobre los opositores a su propuesta reforma contributiva en la legislatura. No obstante, el liderato estudiantil, anticipando dicha denuncia, ha asegurado reconocer que la solidaridad del presidente Walker con el estudiantado es una de carácter limitado.

“El presidente se ha expresado a favor de la postura de que no nos recorten o nos toquen el presupuesto. Pero él, hay que hacer hincapié, responde a unos intereses… él ocupa un puesto de confianza. También hay que mencionar que el hizo unas expresiones públicas en las que anticipa que si se llegan a dar los recortes, él anticipa un aumento de matrícula, lo que impactaría a la comunidad universitaria, que ya está sufriendo a precaria situación económica. Por lo tanto, no hay solidaridad genuina en defender al estudiantado y a la universidad”, había dicho Neftalí Sánchez, estudiante de Ciencias Políticas, quien el lunes convocaba a la asamblea multisectorial y demás actividades en contra de la reforma contributiva.

No obstante, para el rector del principal recinto del sistema universitario UPR, la celebración de la asamblea multisectorial es “una coyuntural novel”.

“estamos bien contentos de que haya habido una respuesta como la que ha habido aquí hoy porque demuestra una gran preocupación por la financiación de la universidad y lo que la universidad representa para el país”, dijo Severino.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.