MUS rechaza “políticas de shock” de la actual administración

MUSSAN JUAN  – La presidente del Movimiento Unión Soberanista (MUS), María de Lourdes Guzmán, expresó el jueves su más firme rechazo a la nueva “ola de políticas de shock” implantada por la administración de Alejandro García Padilla.

“El recorte a los servicios públicos esenciales para el desarrollo social, cultural y económico, como la educación de nuestro pueblo y la cultura local, acelera el empobrecimiento de la clase trabajadora y de los sectores de la sociedad más desventajados. Las políticas de recaudo promovidas por el gobierno de García Padilla, tales como el aumento a los impuestos al consumo del IVU o la imposición de un IVA que el pueblo rechazó, así como la ofensiva contra las organizaciones del tercer sector, que ofrecen servicios vitales para la ciudadanía más desposeída, son nefastas para el pueblo”, dijo Guzmán en declaraciones escritas.

La portavoz del MUS se refirió al aumento al impuesto de ventas y uso (IVU) a 11.5 por ciento; el cierre de 96 escuelas; así como el recorte de 12 millones de dólares a las organizaciones sin fines de lucro que ofrecen servicios a la población más desprotegida del país.

“Ante esto reiteramos nuestro respaldo a las propuestas presentadas por la sociedad civil y que son necesarias y viables para resolver la grave crisis fiscal y económica, que plantean un cambio radical de las políticas fiscales gubernamentales. Es indispensable comenzar el proceso de auditoría, renegociación y reestructuración de la deuda pública de más 73 millones de dólares, aumentar la tributación a las grandes corporaciones foráneas y las megatiendas, así como la revisión de exenciones y subsidios que reciben”, señaló.

Así también, indicó es imperativa la eliminación de las leyes 20 y 22; la sustitución de contratos profesionales por recursos de la Universidad de Puerto Rico (UPR) y la sociedad civil y la implementación de un sistema universal de salud de pagador único.

De acuerdo con la líder soberanista, el gobierno tiene que considerar seriamente, la creación e implementación de un plan de desarrollo socioeconómico solidario que invierta en el comercio puertorriqueño y la diversificación de la economía, apostando a sectores como la agricultura, mediante un plan de uso de terrenos y el establecimiento de micro, pequeñas o medianas empresas locales para la producción de alimentos del país para consumo interno y exportación. “Con ello lograremos una economía nacional que genere riqueza local y trabajo digno y bien remunerado y atienda las necesidades de nuestra gente”, aseguró.

“Esta crisis además, pone de manifiesto lo ineludible de reclamar nuestra soberanía política, esencial para lograr poderes políticos necesarios para insertarnos a nuevos mercados y con ello atraer nueva inversión”, concluyó Guzmán.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.