Industriales advierten que cambios en el trato contributivo a foráneas afectarán adversamente la inversión actual y futura.

industriales-featSAN JUAN  – La Asociación de Industriales reaccionó el jueves ante la propuesta que presentó el representante Luis Raúl Torres para evitar recortes presupuestarios de 1,500 millones de dólares y levantó su voz de alerta para evitar trastocar los niveles de confianza de inversionistas y empresas extranjeras en la economía de la isla, según anunció su presidente Carlos Rivera Vélez.

“Es bien importante recordar que aunque Puerto Rico pueda tener una gran cantidad de ventajas y la mejor fuerza laboral del mundo, el resto de los países están compitiendo día a día para atraer la inversión que nos queda en la isla. Nuestros gerentes locales compiten diariamente para asegurar mantener la inversión en la isla. Cualquier enmienda a los incentivos contributivos actuales afecta no solo la inversión futura, sino las expansiones y mantenimiento de operaciones de las empresas establecidas actualmente en la isla. Además, no podemos tapar el cielo con la mano de que tenemos grandes desventajas en términos de costos operacionales como es el costo energético”, dijo Rivera Vélez en un comunicado de prensa.

Mencionó por otro lado, el plantear cambios a contratos establecidos, aunque al final del día no se aprueben, generan desconfianza en los inversionistas actuales y potenciales.

“La Ley 154 fue promulgada para sufragar y solventar la reforma contributiva del 2011. Ahora se pretende enmendarla para corregir la insuficiencia de caja y déficit del Fondo General del ELA y no haberse aprobado una reforma. El revisar los acuerdos establecidos en esta ley además de aumentar la desconfianza de los inversionistas por cambios a las reglas de juego, llamaría la atención del Tesoro Federal, pudiéndose eliminar la acreditación del arbitrio prospectivamente, trayendo un resultado devastador a la permanencia de las compañías foráneas en Puerto Rico”, sostuvo.

Dijo que Puerto Rico no puede operar en el vacío. “Los principales países competidores de la isla también se han enfrentado a graves crisis fiscales y han trabajado de la mano con el sector empresarial para fortalecer la relación a largo plazo, para ayudar a restaurar la salud de las finanzas públicas, mientras se trabaja en mantener la confianza en la economía”.

Rivera Vélez dijo que es indispensable un plan agresivo y estructurado de reducción de gastos en el gobierno; hay que reestructurar la deuda; hay que evitar operar en déficit y buscar la manera de generar un superávit que podamos volcar en iniciativas de desarrollo económico y promoción de inversión.

“No debemos desincentivar el desarrollo económico en todos sus renglones, incluyendo la agricultura industrial, la cual por el contrario, debemos seguir incentivándola e invirtiendo en ella de forma asertiva para que se convierta en un futuro no muy lejano en uno de los pilares de nuestra economía. Hemos presentado y seguiremos presentando propuestas y trabajaremos mano a mano con el sector privado, ejecutivo y legislativo para asegurar la competitividad presente y futura de Puerto Rico”, concluyó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.