En peligro la educación de miles de estudiantes puertorriqueños

NOTICIAS-FOTO-EDUCACION-0001San Juan, Puerto Rico – En el día de hoy el senador por el distrito de Arecibo José “Joito” Pérez Rosa radicará una resolución conjunta para que el secretario del Departamento de Educación Rafael Román Meléndez someta un plan claro de reorganización educativo. En el mismo, Román deberá presentarle a todos los puertorriqueños y puertorriqueñas la realidad de lo que está pasando en el Departamento de Educación en cuanto al cierre masivo de planteles escolares y el efecto de esto en la ciudadanía.

“Tenemos que tomar en cuenta el gasto innecesario en que incurre la familia puertorriqueña cuando no tiene claro a qué escuela asistirán sus hijos. La unificación de grados y planteles sin contar con el efecto que esto tenga en la ciudadanía presenta una amenaza no solo al bolsillo de nuestra gente sino también a su paz mental y al futuro de nuestro Puerto Rico”, comenta Pérez. Según lo ya establecido por el Departamento de Educación, muchos estudiantes aún no saben dónde comenzarán su año escolar y como prepararse para el mismo, que materiales comprar o si necesitan crear algún plan para la transportación de sus hijos.

El legislador estadista ha seguido bien de cerca la gestión de Departamento de Educación siendo uno de sus fiscalizadores principales, criticando firmemente los cambios en currículo escolar presentados en una circular emitida por el Departamento de Educación en marzo de este año. En ella se hablaba de la reconfiguración de los niveles académicos en las escuelas públicas, la cual prevé el cierre de varios planteles, pero sin precisar la magnitud de tal evento; además de que podría desembocar en la incertidumbre del pueblo y la pérdida de empleo de muchos maestros y maestras puertorriqueñas. La misma causa que cambien a los niños y niñas de escuela. Por ejemplo; uno o una que iba para séptimo grado y se quedaba en intermedia ahora puede que vaya a una escuela superior sólo por la forma en la que están reconfigurando grados. Al día de hoy, ya se han cerrado alrededor de 71 escuelas públicas en la Isla y se espera el cierre de muchas más antes de comenzar el año escolar 2015-2016.

“Necesitamos ser transparentes con el pueblo y más cuando se trata de la educación de nuestros hijos. No es justo que sean ellos los que paguen por la mala gestión del Departamento de Educación. Hay que cumplirle al país y hablarle de frente para que cada hogar puertorriqueño pueda prepararse a los acontecimientos”, añade. El senador por el Partido Nuevo Progresista exige un plan de acción claro que especifique cuales son los planteles que estarán cerrando y a donde se estarán movilizando los estudiantes de esas escuelas. “Puerto Rico se encuentra actualmente en una encrucijada ante un gobierno que amenaza con cerrar y que ahora crea esta situación sin pensar en el efecto emocional que tendrá en nuestros niños y niñas, y esto tiene que terminar. Tenemos que devolverle la fe al pueblo y la confianza en sus servidores públicos”, concluyó el senador.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.