El Centro Unido de Detallistas hace reclamos a favor de los Centros Oficiales de Inspección

cud-centro-unido-logo-300x1931SAN JUAN  – Cerca de 300 dueños de Estaciones de Inspección de Autos se dieron cita el sábado para hacer sus reclamos acerca la Ley 245 de diciembre de 2014, que regula la disposición y cobro del seguro compulsorio de autos y camiones donde se presentaron reclamos e ideas de cómo mejorar el sistema de Inspección de Autos, que según el presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD) Rubén Piñero Dávila, “ha sido abandonado por más de 20 años”.

“Estamos en espera de que estos reclamos sean atendidos por las autoridades pertinentes”, dijo Piñero Dávila en un comunicado de prensa.

Sostuvo que la preocupación mayor de este sector con la Ley 245 es la intervención de la Comisionada de Seguros para regular y multar a los dueños en caso de violaciones, según expresó el Presidente del CUD.

“Los dueños de estaciones de inspección no son agentes de seguro ni tienen licencias para venderlos por lo cual estimamos que no debemos estar dentro de las regulaciones de esta agencia”, sostuvo Piñero Dávila.

Según el presidente del CUD la indignación nace de la frustración de no recibir respuesta a las diferentes reclamaciones que se han hecho para mejorar los centros de inspección. Dentro de las preocupaciones están la obsolescencia del reglamento que ha estado en vigencia por más de 20 años y la proliferación de estaciones de inspección, creando un desparramamiento desmedido poniendo en peligro el programa.

“El Centro Unido de Detallistas respalda el desarrollo de los pequeños y medianos comerciantes nuevos y existentes, siempre y cuando se haga de forma planificada y ordenada. No podemos otorgar permisos para un negocio en un determinado lugar si ya ese sector está debidamente atendido por negocios similares”, puntualizó Piñero Dávila. “No se trata de limitar la competencia, sino de evitar la saturación de mercados”.

Piñero indicó que los permisos deben otorgarse a base de la distancia que existe entre una y otras, de acuerdo a la densidad poblacional vehicular, por necesidad y conveniencia y también es necesario hacer estudios de concentración por municipios y áreas antes de otorgar los permisos de uso o construcción.

De otra parte, Piñero también reclamó uniformidad en la programación de los sistemas de programación que utilizan los centros y que puedan prestar más servicios a los clientes.

Por ejemplo, ofrecer servicios como traspasos, emitirle al consumidor la licencia del auto cuando ésta no llega por correo y poder armonizar diferencias entre la licencia e información en los datos del DTOP cuando exista un traspaso reciente o se han pagado multas recientes, para así poder vender el marbete a ese cliente, explicó Piñero.

“Los centros de inspección y venta de marbetes ofrecen un servicio que ayuda al consumidor a ahorrar tiempo y a la vez reduce la carga de trabajo en las agencias de gobierno. Actualmente los centros no compiten en igualdad de condiciones con los bancos y las cooperativas porque la programación que ellos tienen en sus instituciones les permite acreditarle al cliente las multas que ellos pagaron, pero por diversas razones no se refleja en la licencia de su vehículo. En estos casos los dueños de estaciones tienen que referir al banco o cooperativa y pierden el cliente y el tiempo invertido en su orientación”, dijo finalmente Piñero.

Lo acompañaron en esta reunión varios funcionarios del gobierno, entre éstos la Comisionada de Seguros de Puerto Rico, Ángela Weyne; el Procurador de Pequeños Negocios, Edison Negrón Ocasio, Marielba Jiménez, asesora legal de la Oficina del Comisionado de Seguros; Cristofer Malespín, asesor legislativo del Representante Roberto Rivera Ruiz de Porras; Gerónimo Vázquez, en representación de la Directoría de Servicios al Conductor (DISCO); el Ingeniero José Pabón, ayudante especial del Secretario de Transportación y Obras Publicas; Consuelo Vera, Directora del negociado de Recaudaciones del Departamento de Hacienda y Ana Quiñones, jefa de Contabilidad de dicho negociado.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.