DRNA afirma es “imprescindible” esfuerzo multisectorial para enfrentar problema de erosión costera

DRNA (Logo)SAN JUAN – La secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Carmen Guerrero Pérez, aseguró el miércoles que el problema de erosión que afecta a varios sectores costeros de Puerto Rico debe atenderse mediante un componente multisectorial integrado por agencias gubernamentales, municipios, comunidades, el sector privado y la academia, que tome como punto de partida los estudios que inició la agencia.

En un comunicado de prensa, Guerrero Pérez puntualizó que el problema de erosión costera no se resuelve con soluciones temporeras que han sido inefectivas, como son la instalación de gaviones o piedras, que han demostrado en múltiples ocasiones que son susceptibles a desplazamiento.

La funcionaria señaló que en la búsqueda de alternativas eficientes, el DRNA dirige investigaciones científicas que pueden arrojar información valiosa y conducente a opciones viables, como el estudio del comportamiento de los sedimentos y corrientes en las playas.

“Dadas las variaciones y las dinámicas tan cambiantes de las costas en Puerto Rico, el desarrollo e implantación de alternativas para atender los problemas de erosión se deben mirar desde una doble óptica espacial; una primera mirada puntual en las costas donde se observan los procesos erosivos más agresivos y una mirada regional donde se analice el comportamiento de las costas en su conjunto, comprendiendo que las intervenciones realizadas en un punto particular tendrán repercusiones e impactos positivos o negativos en otras secciones de costa aledañas”, manifestó Guerrero.

Las declaraciones de la titular surgieron durante las vistas públicas que celebra la Comisión de Turismo, Cultura, Recreación y Deportes y Globalización, que preside el senador Antonio Fas Alzamora, acerca de la Resolución de investigación 994, que ordena a realizar un estudio sobre el problema de erosión en las playas del País, con especial atención a la playa El Último Trolley, en el sector Ocean Park de San Juan.

La investigación tiene el propósito de determinar el estado en que se encuentran y si requieren que se tomen medidas urgentes de conservación y recuperación.

Guerrero Pérez mencionó que el DRNA identificó la existencia de, al menos, 33 puntos de playa que tienen mayor riesgo por erosión concentrados principalmente en la parte norte y este de Puerto Rico, un problema que no es exclusivo de Puerto Rico, sino que se experimenta a nivel internacional en todos los sitios costeros que enfrentan el aumento en el nivel de mar asociado a los cambios climáticos. Algunas de las playas identificadas se encuentran en los municipios de Rincón, Aguadilla, Hatillo, Culebra, Vieques, Arecibo, Cabo Rojo, Loíza, Salinas, Carolina y San Juan. También, se constata en los pueblos de Toa Baja, Dorado, Vega Alta, Vega Baja Luquillo, Humacao, Arroyo, Patillas y Ponce.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.