Carmen Yulín dice el “IVU agrandado” es un mal necesario

022413-carmen-yulin.jpg&h=160&w=280&zc=1SAN JUAN – La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz aceptó el lunes que es un “mal necesario” el acuerdo alcanzado por la Conferencia Legislativa del Partido Popular Democrático (PPD) de aumentar el impuesto de ventas y uso (IVU) a 11.5 por ciento en transición a un impuesto al valor añadido (IVA), a pesar que aseguró que si fuera legisladora votaría en contra a la propuesta.

“El libro de la política chiquita diría quédate callada. Di que tu apoyabas el 10 por ciento y se acabó. Pero yo reconozco eso como un mal necesario. A mí no me da la cara para sentarme aquí y decirte que eso no es un mal necesario. Eso es un mal necesario”, expresó Cruz en una entrevista radial (WKAQ).

Por otro lado, dijo que esta propuesta no necesariamente atenderá la crisis fiscal, pues todavía faltan 650 millones de dólares que recortar del presupuesto. “Por eso yo insisto en que los municipios tenemos que tener un rol mucho más eficiente para mejorar la captación del IVU”, dijo al asegurar que la economía no aguanta alivios contributivos.

A preguntas sobre cómo le deberían votar los legisladores de San Juan a la propuesta, o sobre cómo ella votaría si fuera legisladora, la alcaldesa dijo que “yo siempre he sido muy respetuosa de eso (del criterio de los legisladores), pero yo le votaría en contra”.

“El jueves yo dije que yo no favorecía un IVU como transición a un IVA. El país está claro que yo no favorezco el IVA. Por lo tanto, esa parte del acuerdo que le añade un cuatro por ciento a los servicios, que en parte lo hace una transición al IVA, no estoy de acuerdo con eso. El país sabe que yo hablé de varias cosas. Una; aumentar el IVU de 7 por ciento a 10 por ciento y esto es un poco más de eso. Dos; mirar el impuesto a las corporaciones foráneas. Tres; que los municipios nos uniésemos en un rol mucho más importante”, agregó.

El gobernador Alejandro García Padilla aceptó la noche del jueves la propuesta que en un principio calificó como un “IVU en esteroides” que contempla que una vez el proyecto sea aprobado en la Legislatura, en 30 o 45 días, el consumidor verá un aumento en el IVU de 11.5 por ciento. Si se mantiene lo acordado, en nueve meses, se completará el proceso de transición para convertir el IVU en un IVA de 11.5 por ciento. También incluye un impuesto 4 por ciento a los servicios.

“El libro de la política dice que me calle aquí. Ahora bien, en la parte de aumentar el IVU de 11.5 por ciento, si hay que subir a 11.5 por ciento, para que los hombres y mujeres del gobierno del Estado Libre Asociado no se queden en la calle sin trabajo, eso es lo que hay que hacer. A veces es mejor cortarse un dedo para no perder la mano”, sostuvo.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.