Aseguran recortes a entidades sin fines de lucro no solo afectarían servicios sino además a la economía de la isla

20150528_115746_resized1CAPITOLIO  – Los efectos que los anunciados recortes a los donativos legislativos podrían obligar a varias de las organizaciones sin fines de lucro que se valen de éstos para ofrecer sus servicios a limitar severamente sus ofrecimientos, cuando no a cerrar sus operaciones. Tal es el caso para organizaciones tan grandes como la Sociedad Americana contra el Cáncer y los Centros Sor Isolina Ferré. Mientras, para organizaciones medianas o pequeñas como Taller Salud, en Loíza, el futuro se presenta incierto.

“Taller Salud no recibe fondos directos del fondo general, pero cerca de un 60 ó 70 por ciento de nuestros fondos son fondos que vienen a través de agencias del estado, ya sean fondos estatales o fondos federales administrados por el estado. Eso quiere decir que la incertidumbre nos tiene en estado de jaque porque no sabemos, exactamente cómo se van a ver afectados nuestros programas, nuestras comunidades y los servicios que ofrecemos a éstas”, explicó Alana Feldman, directora ejecutiva de Taller Salud.

No obstante, Feldman anticipa que todos los programas que ofrece Taller Salud –prevención de violencia, educación sexual, educadoras pares pre-natal y grupos de jóvenes, entre otros – se verían afectados porque, solamente en el caso de donativos legislativos, los “recortes draconianos” que se han anunciado limitan severamente la operación porque es una de las escasísimas fuentes de financiamiento que permiten la suficiente flexibilidad para cubrir los gastos administrativos de este tipo de organización.

“Ningún programa en Taller Salud, ningún programa en una organización sin fines de lucro, puede trabajar sin contabilidad, sin unas facilidades de oficina, sin materiales, sin luz, sin agua, sin teléfono… Esto es algo a lo cual todos los financiadores aportan, pero ese pote en particular, que proviene de donativos legislativos, te permite utilizar un por ciento más alto… un 50 por ciento, en vez de un cinco o un 10 por ciento que te permiten utilizar algunos de los otros financiadores”, explicó Feldman, quien además enfatizó que al verse comprometida la capacidad administrativa de la organización todos sus programas se ven afectados, aun contando con fondos para “correr la parte programática”.

Esta situación la anticipan también los Centros Sor Isolina Ferré, que enfrentan recortes ascendentes a 1.2 millones de dólares, o el 40 por ciento en sus donativos ya legislados.

“Nosotros tenemos 490 estudiantes en nuestras cuatro escuelas. Desgraciadamente, si ese proyecto se aprueba como está, vamos a tener que cerrar dos escuelas y echar 125 estudiantes a la calle, señaló José Luis Díaz, principal oficial ejecutivo de los Centros Sor Isolina Ferré.

Una situación similar enfrenta la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés), la cual podría verse obligada a reducir sus operaciones casi a la mitad.

“En el caso de la Sociedad Americana contra el Cáncer hay dos programas que se están beneficiando –el albergue temporero para pacientes que deben venir hasta San Juan para recibir tratamiento, y la clínica de ostomizados… En estos momentos se nos ha anunciado una reducción de 50 por ciento en el albergue, y de más de un 70 por ciento en la clínica de ostomizados”, señaló la doctora Lilliam Santos principal oficial ejecutiva de la ACS.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.