40 de las 93 escuelas no deben cerrarse, asegura presidenta AMPR

Aida DiazSAN JUAN  – La presidenta de la Asociación de Maestros de Puerto Rico (AMPR), Aida Díaz dijo el miércoles que luego de un análisis de los coordinadores y líderes de la organización, unas 40 escuelas de la lista no deben cerrar sus operaciones.

“Si el secretario analiza bien, hay varias escuelas que deben seguir abiertas, pues no cumplen con los requisitos establecidos para su consolidación. Reiteramos nuestro compromiso con las comunidades escolares y estaremos en pie de lucha para que esas escuelas continúen recibiendo alumnos” subrayó Díaz en comunicado de prensa.

Díaz criticó lo que a su juicio ha sido proceso atropellado que el Departamento de Educación (DE) inició para notificar el cese de operaciones en sobre 90 planteles.

“Aquí hay una contradicción clara. El Departamento de Educación aseguró que crearía un comité evaluador para analizar la situación de cada escuela, su matrícula y el aprovechamiento académico de los estudiantes. Hasta ahora, no hemos visto eso. Solo anunciaron la semana pasada los cierres sin el criterio de los protagonistas en este asunto, como lo son los padres y maestros”, puntualizó.

La profesora objetó lo que a su juicio ha sido la falta de transparencia en el proceso y sentenció que la agencia haya excluido a padres y maestros en el análisis de la consolidación de planteles escolares.

“Me parece una falta de respeto que hayan dejado fuera a los maestros y que no se nos haya consultado. Como he dicho en otras ocasiones, hay que hacer ajustes, pero no todos pueden ser basados en asuntos económicos. Están afectando el entorno de nuestros niños y jóvenes con tal de ahorrarse par de pesos”, abundó.
La presidenta de la AMPR, de igual forma, cuestionó por qué el DE no ha seguido el proceso establecido en la Carta Circular 25 que dispone un procedimiento en detalles para la reorganización, transformación o consolidación de escuelas.

“Ese documento dice claramente que se consultará al consejo escolar los hallazgos del análisis de cada escuela. Ese grupo incluye a docentes, los mismos que el Departamento ha dejado fuera”, apuntó.

“Las interrogantes continúan. ¿Qué pasará con los alumnos? ¿Se adaptarán a la escuela receptora? ¿Ese plantel tendrá la capacidad para recibir a nuevos estudiantes? Los maestros transitorios, ¿qué pasará con ellos? Son algunas de las preguntas que aún no tienen respuesta”, sostuvo Díaz.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.