Puerto Rico exporta a sus adictos a Chicago

policia090613d-300x1481CHICAGO – La Policía de Puerto Rico, así como los municipios de Bayamón, Juncos y Caguas exportan a lugares como Chicago, Illinois a adictos de Puerto Rico, bajo la promesa de que estarán en unas facilidades donde se podrán rehabilitar, pero terminan deambulando en las calles estadounidenses, según un reportaje de Adriana Cardona Maguidad, de WBEZ 91.5 Chicago.

“Todo empezó un año atrás cuando comencé a notar que habían cada vez mas personas sin hogar en el vecindario en Chicago donde yo trabajo. ‘Back of The Yards’ (New City, Chicago) es una comunidad que enfrenta algunos de los problemas más difíciles, desempleo, crimen y drogadicción”. Una vez le pregunté a uno de estos hombres que se pasaban pidiendo dinero en las entradas de edificios de donde era, me contó una historia que después escuche una y otra vez y otra vez”, escribió Cardona Maguidad en su reportaje.

“Me dijeron que eran de Puerto Rico. Que eran adictos a la heroína y que terminaron en Chicago porque alguien en Puerto Rico los llevó hasta el aeropuerto y los puso en un avión con un boleto de ida a Chicago”, añadió.

La periodista decidió viajar a Puerto Rico para corroborar el relato de los adictos. Descubrió que hay un programa llamado “De Vuelta a la Vida” que se encarga de coordinar el servicio a los adictos dentro y fuera de Puerto Rico.

Cardona Maguidad inclusive habló con el gobernador Alejandro García Padilla, quien elogió el programa. Confrontado con que muchos de los adictos enviados a Chicago terminan deambulando en las calles, el gobernador dijo que le corresponde a los enfermos solicitarle ayuda al gobierno de Chicago.

“Conozco que el alcalde Emanuel de Chicago y el gobernador Quinn de Illinois tienen muchos programas exitosos. Deberían buscar ayuda. Los queremos en Puerto Rico, son nuestros hermanos y aquí pueden recibir ayuda y allá tienen a Rahm Emanuel y a (Pat) Quinn”, dijo el gobernador según la periodista.

También, hablo con la agente “Loribi Doval Fernandez”, coordinadora del programa De Vuelta a la Vida.
“La persona firma un relevo que les dice que el programa es fuera de Puerto Rico y que no podemos darle seguimiento”, explico la oficial según el escrito de la periodista.

Doval Fernandez confirmó que montan al adicto en una patrulla de la Policía, lo llevan al aeropuerto “y no se van hasta que se monta en el avión”.
Según datos provistos por la Policía, desde el año 2004 al 2014, se exportaron a 758 adictos a lugares como Carolina del Sur, Wisconsin, Nueva York Boston y Chicago.

En el caso de Juncos, el municipio confirmó que desde el 2007 al 2013 han enviado a 259 adictos a diferentes ciudades de Estados Unidos. Caguas envió a la ciudad de Chicago a 25 en los pasados tres años. El municipio de Bayamón no contesto los pedidos de información, dijo la periodista.

Según Cardona Maguidad, a estas personas les prometían en Puerto Rico que cuando llegaran a la ciudad de Chicago que irían a una facilidad con piscina, enfermeras, y tratamiento. Sin embargo, los llevaban a un edificio donde no habían trabajadores sociales ni doctores, donde compartían con otros adictos que trataban de romper vicio en frío (cold turkey), durmiendo en matress sucios en el suelo.

“Algunos de ellos me dijeron que era la Policía de Puerto Rico la que los llevaba al aeropuerto y los montaba en un avión en Chicago. Y en algunos casos si alguno de ellos no tenía dinero para viajar, el alcalde o algún otro empleado gubernamental les ayudaba comprándole el boleto” mencionó.

La investigación de la periodista indica que muchos de los puertorriqueños que llegaron a Chicago fueron a un centro de rehabilitación llamado Segunda Vida. Cardona fue al lugar en varias ocasiones y solicitó infructuosamente hablar con alguna persona a cargo. Se supone que los adictos duermen y comen en el lugar y no deben salir de la facilidad en 3 meses. Por lo menos 14 facilidades parecidas no tenían licencia del estado para operar, según la periodista.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.