Pierluisi lidera esfuerzos para salvar el Centro de Inglés de la Guardia Nacional de Puerto Rico

fignprSAN JUAN  – El comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, dijo el martes, que continúa liderando los esfuerzos para evitar el cierre del Centro de Inglés (English Language Center) operado por la Guardia Nacional de Puerto Rico (PRNG, en inglés) en el Fuerte Allen en Juana Díaz y en el que se han entrenado a más de 15,000 reclutas desde el 1976.

Pierluisi anunció, además, que el Negociado de la Guardia Nacional ha propuesto asignarle un presupuesto mínimo de 1.5 millones de dólares para las operaciones del Centro durante el año fiscal 2016.

“A finales del año 2014, el Negociado de la Guardia Nacional informó que planificaba cerrar el Centro de Inglés que opera la Guardia Nacional de Puerto Rico en el Fuerte Allen en Juana Díaz al comenzar el año fiscal 2016. En noviembre de 2014, le envié una carta al General Frank Grass, jefe del Negociado de la Guardia Nacional y al Mayor General Judd Lyons, Director de la Guardia Nacional del Ejército, en la que les insistí que reconsideraran su decisión y que mantuvieran operando el Centro de Inglés. Además, en diciembre de 2014 me reuní en mi oficina con el General James Wong, ayudante especial del Mayor General Lyons, para discutir el asunto. Como resultado de estas gestiones, el Negociado de la Guardia Nacional desistió de proponer cerrar el Centro de Inglés al concluir en año fiscal 2016, el cual corre desde el 1 de octubre de 2015 hasta el 30 de septiembre de 2016, y en su lugar ha propuesto asignarle un mínimo de $1.5 millones para ese mismo período”, dijo Pierluisi en un comunicado de prensa.

El Centro de Inglés de la Guardia Nacional ha estado operando en Puerto Rico durante 38 años. En ese tiempo, ha probado ser un recurso vital para el reclutamiento, retención y entrenamiento de la Guardia Nacional de Puerto Rico, cuyos soldados y pilotos son movilizados a menudo, incluyendo más de 17,000 veces desde el 2003. El Centro de Inglés le provee a reclutas cualificados la oportunidad de participar en un programa riguroso de enseñanza de inglés. Las clases son impartidas por 10 puertorriqueños civiles que son maestros de inglés como segundo idioma.

“Nuestros esfuerzos ya han rendido frutos y tenemos que continuar reforzando sobre este éxito. Trabajaré con el Negociado de la Guardia Nacional, el Departamento del Ejército, el Departamento de la Fuerza Aérea y las Comisiones de Servicios Armados de la Cámara y Senado federal para mantener al Centro de Inglés financiado durante el año fiscal 2017 y los años subsiguientes”, indicó Pierluisi.

Mientras los reclutas participan del programa de idioma se hospedan en las instalaciones de la Guardia Nacional por períodos de hasta seis meses. Se les requiere que hablen en inglés en todo momento, aún durante las visitas familiares.

Entre las 54 Guardias Nacionales estatales, territoriales y del Distrito de Columbia, la Guardia Nacional de Puerto Rico es única, ya que la mayoría de sus reclutas enlistados han sido criados en hogares en los que se habla español y son recién graduados de escuelas públicas en las que la enseñanza es impartida casi exclusivamente en español. Por tanto, el programa de inmersión provisto por el Centro de Inglés es esencial.

“Aproximadamente un tercio del total de los soldados enlistados en la Guardia Nacional de Puerto Rico se han graduado del Centro de Inglés. En total, desde que se estableció el Centro en el 1976, más de 15,000 soldados de la Guardia Nacional de Puerto Rico se han graduado del mismo. Más aun, las estadísticas demuestran que los graduados del Centro de Inglés tienden a permanecer en la Guardia Nacional de Puerto Rico más allá de su periodo inicial de servicio comparado a sus contrapartes que no asistieron al Centro. Este hecho ayuda a entender porqué la Guardia Nacional de Puerto Rico regularmente tiene entre las mejores tasas de retención en toda la Guardia Nacional del Ejército”, dijo Pierluisi.

De acuerdo a información suministrada a Pierluisi, entre 300 y 500 reclutas de la Guardia Nacional de Puerto Rico se matriculan anualmente en el Centro de Inglés, lo que representa casi la mitad del total de los reclutados.

El Negociado de la Guardia Nacional había propuesto cerrar operaciones del Centro de Inglés en la Isla y en su lugar enviar a todos los reclutas puertorriqueños que requieran instrucción en inglés al Centro de Inglés del Instituto de Idioma de la Defensa en la Base Conjunta de San Antonio-Lackland en Tejas.

Pierluisi afirmó que “el Centro en Juana Díaz cuenta con un largo y brillante récord de ayudar a preparar a los reclutas de la Guardia Nacional de Puerto Rico para ejecutar sus misiones federales y estatales, por lo que es difícil identificar una razón militar por la cual el Negociado de la Guardia Nacional propondría terminar su financiación. En cambio, la decisión del Negociado de la Guardia Nacional parece estar arraigada únicamente en consideraciones financieras. Aunque reconozco y respeto que el ambiente económico actual requiere la toma decisiones difíciles, debo reiterar que el Centro no es un programa nuevo o experimental. Por el contrario, el Centro ha operado ininterrumpidamente durante cinco décadas, tanto en tiempos de expansión como de recortes en el presupuesto de la Defensa”, reiteró Pierluisi.

“Los líderes de la Guardia Nacional reconocen la importancia de contar con una mano de obra militar cuyos miembros son lingüística y culturalmente diversos, y por lo tanto, capaces de operar con eficacia en distintos entornos militares. En consecuencia, parecería prudente que el Negociado de la Guardia Nacional mantenga y aproveche al máximo una institución como el Centro de Inglés, que ha tenido tanto éxito durante tanto tiempo. Puerto Rico ha sido para la Guardia Nacional una fuente principal de reclutas hispanos altamente motivados y totalmente bilingües, es por esto que el Negociado de la Guardia Nacional debería fomentar -no frustrar- esa tendencia”, concluyó el comisionado residente.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.