Oficina de Energía califica de “imprudente” acción de AEE de mantener plantas encendidas en violación de orden federal

aee-logo-832-584x250-300x1281322SAN JUAN  – El director ejecutivo La Oficina de Energía (OEPPE), ingeniero José Maeso, llamó el viernes la atención sobre la decisión de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) en mantener encendidas las plantas de generación de energía que no cumplen con las regulaciones ambientales federales, llamadas MATS.

En un comunicado de prensa, Maeso indicó que desde el pasado 20 de marzo ha estado denunciando que se acercaba la fecha que comenzara el cumplimiento con MATS, y no habías escuchado de cómo el proceso de reestructuración iba a atender este asunto.

El funcionario recordó que la Oficina Estatal de Política Publica Energética es la encargada bajo la Ley 57 de 2014, de fiscalizar el cumplimiento con la política pública energética, incluyendo la conservación y eficiencia energética y la protección del ambiente en Puerto Rico.

El parte indica que para el ingeniero Maeso “no es prudente que se tome la decisión de mantener estas plantas prendidas, a sabiendas del impacto ambiental que producen los tóxicos que emanan de ellas”.

“Entendemos que haya una generación adicional para cubrir la demanda de la ciudadanía y los negocios, pero esto contradice las declaraciones de la AEE que no habría ningún impacto. ¿Por qué se mantiene estas unidades encendidas si se decía que apagarlas no causaría ningún impacto? ¿Cómo se justifica continuar con el impacto ambiental que producen estos tóxicos?”, cuestionó Maeso.

Se dijo que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) ha adoptado normas más estrictas para reducir la concentración de contaminantes atmosféricos emitidos por plantas de generación de energía eléctrica que utilizan carbón o combustibles líquidos (excepto diésel).

En particular, en febrero de 2012, la EPA promulgó los Estándares de Mercurio y Tóxicos de Aire (MATS, por sus siglas en inglés) para reducir las emisiones de contaminantes atmosféricos peligrosos, como el mercurio, otros metales pesados y gases ácidos, que provienen de dichas plantas de generación de energía eléctrica.

Maeso explicó que está consciente del problema fiscal que enfrenta la Autoridad y que está confiado en el resultado del proceso de reestructuración, pero que es responsabilidad de la misma AEE responder al País sobre el impacto económico y ambiental que tendrá incumplir con esta regulación.

“Habíamos expresado que no nos preocupa la falta de generación de esas unidades, sino cual podría ser el impacto en el costo si ahora tendríamos que depender más del diésel, que es un combustible más caro. Es imprescindible que la AEE presente diferentes escenarios donde nos digan al pueblo sobre el impacto que podemos esperar: un escenario del costo donde las unidades permanezcan apagadas, la demanda suba y tengamos que cubrir la diferencia con el diésel; otro escenario donde se mantengan en uso estas unidades y el costo de las posibles multas”, apuntó.

Para el funcionario, si se hubiesen implementado todos los proyectos de energía renovable “utility scale” que están pendientes y si se hubiese ayudado a que más proyectos de generación distribuida se hubieran construido, la AEE estaría en una mejor posición de solicitarle a la EPA una extensión de un año para continuar trabajando con el cumplimiento.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.