Industriales se oponen a patente agrandada

industriales-featSAN JUAN  – Ante el reclamo de múltiples sectores por la propuesta de imponerle un impuesto adicional sobre las ventas brutas a la gran mayoría de los negocios en la Isla que generan capital, la Asociación de Industriales reclamó el jueves al Ejecutivo y al Legislativo a analizar el impacto que estas medidas pueden tener en los sectores productivos del país.

“Esta medida afecta directamente tanto a compañías multinacionales como a compañías puertorriqueñas”, indicó Carlos Rivera Vélez, presidente de la Asociación de Industriales en un parte de prensa.

“No se puede continuar penalizando a los sectores productivos del País para intentar resolver el problema fiscal. Esto desalienta la inversión en Puerto Rico y fomenta que empresas dejen de establecerse en la Isla, ya que las empresas que operan de manera bonafide en la Isla son penalizadas injustamente por este tipo de disposición”, añadió.

El titular de los Industriales destacó que su matrícula no está limitada a empresas de manufactura en Puerto Rico, sino que es una amplia en términos de sectores y en tamaño (grandes y pequeñas empresas).

“Contamos con cientos de socios que forman el ecosistema empresarial del cual la manufactura se beneficia y que, cónsono con la política pública de crear eslabonamientos entre empresas y sus suplidores clave, le permite a muchas de estas empresas dejar de estar verticalmente integradas y subcontratar peritaje local en áreas no fundamentales de su negocio. Por tanto, como Asociación, no solamente necesitamos asegurarnos que las empresas de manufactura puedan florecer en nuestro ambiente empresarial, sino que necesitamos asegurar el éxito de todos aquellos proveedores que nos permiten enfocarnos en las áreas críticas de nuestros negocios”, sostuvo.

Los Industriales se pusieron a la disposición del cuerpo legislativo y de las entidades gubernamentales correspondientes para mejorar el proyecto de ley para que atienda las necesidades de recaudos sin afectar el desarrollo socioeconómico de Puerto Rico, concluyó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.