Gobernador entiende que no es necesario decir lo que supuestamente hace

FortalezaLA FORTALEZA – Pasados dos meses desde que presentara el proyecto de la Ley para Transformación del Sistema Contributivo del Estado Libre Asociado, el gobernador Alejandro García Padilla está aún pendiente comparecer públicamente para discutir este asunto y cualquier otro que requiera de su atención.

García Padilla compareció delante de la prensa el pasado viernes 13 de febrero en lo que la Oficina de Comunicaciones de La Fortaleza llamó “Mesa Redonda con los periodistas” para tratar exclusivamente el tema de su propuesta reforma contributiva. Desde entonces, el gobernador no ha enfrentado a la prensa o hecho presentaciones en público en las cuales hayan participado periodistas. De hecho, las escasísimas ocasiones en las que el gobernador se ha aventurado a comparecer en algún evento, lo ha hecho en situaciones totalmente controladas por su Oficina de Comunicaciones, y sin previa notificación a los medios de comunicación de cobertura nacional.

“Cuando sea necesario. Cuando tenga una actividad pública que sea necesario [que él comparezca]”, dijo escuetamente el secretario de la Gobernación Víctor Suárez, al ser cuestionado el lunes sobre cuándo volverá el gobernador a aparecer en público y a hablar con los periodistas.

A manera de justificación, Suárez señaló que García Padilla se encuentra “trabajando arduamente y activo en muchos proyectos que requieren de su completa atención”, aunque no mencionó ninguno de los proyectos que supuestamente ocupan al gobernador.

Pero los críticos del gobernador, y alguno que otro correligionario, han señalado que la prolongada ausencia se debe a “un intento” de su equipo de comunicaciones de protegerlo de las masivas reacciones negativas que ha provocado la reforma contributiva, y en específico el propuesto impuesto sobre el valor añadido (IVA) a bienes y servicios, que sustituiría al actual impuesto sobre venta y uso (IVU) como impuesto de consumo.

Sin embargo, la intentona comunicológica parece no haber dado el resultado esperado porque no ha conseguido desvincular a García Padilla de los issues impopulares de su propia administración, sino que por el contrario, ahora se les asocia más aun con el gobernador, a quien se le acusa –incluso por parte de algunos líderes dentro de su Partido Popular Democrático (PPD) – de estar improvisando por estar “desentendido de los asuntos de estado”.

Y los asuntos de estado más impopulares no podrían ser más apremiantes: el plan de reorganización de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), el curso judicial de la Ley de Quiebra Criolla, la fallida emisión de bonos garantizados por el impuesto al petróleo (la crudita), el déficit en los recaudos proyectados por el gobierno para el cierre del año fiscal y el presupuesto para el próximo año fiscal.

Mientras los llamados “spin doctors” de la administración García Padilla se esfuerzan en “girar” la discusión de estos asuntos fuera de la órbita del gobernador, todo parece indicar que se hace más necesaria la presencia del Primer Ejecutivo para ofrecer dirección a sus propias políticas públicas.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.