Alcaldesa de Ponce reacciona a informes del Contralor

maria_mayita_melendez_metropr-300x150PONCE – La alcaldesa del Municipio Autónomo de Ponce, María “Mayita” Meléndez Altieri, respondió el miércoles, al reciente informe del Controlar señalando que “el Municipio de Ponce ha sido de los más o el más auditado por esa oficina y que siempre habrán informes en los cuales se podrá concurrir o diferir”.

“Lo que nunca nos podrán señalar son casos de corrupción, pueden existir señalamientos y se atienden pero nosotros continuamos enfocados en mantener los servicios sin imponer impuesto a los ciudadanos. Siempre la Oficina del Contralor realiza auditorías en este y en todos los municipios así como en las agencias de gobierno. En el caso del Municipio de Ponce entiendo que ha sido el más auditado. En el caso de este informe los señalamientos incluyen gestiones del anterior alcalde y un ex administrador. Coincidimos en algunos aspectos, en otros no y aunque los hemos defendido, la Oficina del Contralor ha entendido lo contrario. No obstante, siempre hemos sido rigurosos con las recomendaciones y así lo continuaremos haciendo”, indicó la alcaldesa en un comunicado de prensa.

La alcaldesa de Ponce agregó que existen acciones correctivas constantemente, “al punto que estamos atendiendo señalamientos de la pasada administración que no corresponden a nuestra administración”.

Una Auditoría de la Contralora de Puerto Rico reveló el miércoles, desviaciones de disposiciones de ley y de reglamentación en la administración del presupuesto, contratación de obras y de servicios profesionales en seis de los 14 hallazgos sobre las operaciones del Municipio de Ponce.

El Informe señala entre otros: ingresos sobrestimados, sobregiros en fondos especiales, contrato otorgado a una corporación regular no incorporada para llevar a cabo servicios profesionales, fondos invertidos en el proyecto del Centro Oceanográfico que no habían tenido utilidad, construcción del Centro de Convenciones en terrenos que no eran del Municipio, y pagos de deudas con entidades gubernamentales, privadas, y con proveedores, efectuados con fondos de empréstitos.

Del 2009 al 2012 los ingresos se sobreestimaron entre un 7 por ciento hasta un 22 por ciento lo cual ocasionó que las partidas presupuestarias de gastos resultaran en deficiencias de ingresos. Esto ocasionó los déficits de 2009 al 2010. Se gastaron además, 1.5 millones de dólares en los inicios de la construcción del Centro Oceanográfico del Caribe en 2006 que se descartó realizar en el 2012.

Una evaluación de este proceso reveló que se sobreestimaron los ingresos generados por el Municipio para los presupuestos aprobados en los años fiscales 2008-09 por 14,127,220 dólares, 2009-10 por 3,742,956 dólares y 2011-12 por 13,019,359 dólares. Las partidas de ingresos sobreestimadas fueron las patentes municipales; las licencias y permisos; el Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU); los cargos por servicios; los intereses, multas y penalidades; y otros ingresos. Los referidos ingresos sobreestimados representaron un 21 por ciento, un 7 por ciento, y un 22 por ciento del presupuesto del Municipio aprobado para dichas partidas en sus respectivos años fiscales. Durante los años fiscales indicados, el Municipio cubrió parte de dichas deficiencias con los fondos que obtuvo de cuatro empréstitos por 44,164,000 dólares.

Algunos de los otros hallazgos señalan: el arrendamiento de locales en el Mercado Juan Ponce de León sin celebrar subasta, falta de control en la acumulación de tiempo compensatorio, falta de control en las recaudaciones y deficiencias en el Banco Municipal de Ponce.

También, el Informe incluye dos comentarios especiales: (1) sobre los préstamos realizados a través de emisiones de bonos para cubrir deficiencias de efectivo para el pago de deudas y, (2) el uso de propiedad y empleados municipales para beneficio de un familiar de un funcionario municipal que se indica en informe de auditoría interna del Municipio. Se recomienda al secretario de Justicia considerar este último para las acción que estime pertinente.

La opinión de la Contraloría es parcialmente adversa y cubre el período del 1 de julio de 2008 al 30 de junio de 2012.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.