PPT reiteran apoyo a educación liberadora y erradicación del discrimen

200px-PPTlogo21SAN JUAN  – Miembros del Partido del Pueblo Trabajador (PPT) reiteraron el martes su apoyo a una educación liberadora que incluya la perspectiva de género y la erradicación del discrimen, y exhortó al pueblo a dirigir su atención a los problemas reales que amenazan a las familias en Puerto Rico y que requieren soluciones urgentes.

El portavoz del PPT, Rafael Bernabe, explicó que la escuela tiene el deber de educar para la democracia, la igualdad y la solidaridad.

“Para empezar debe enseñar que la mujer tiene o debe tener iguales derechos y oportunidades que el hombre. Debe enseñar que la mujer no puede encerrarse en roles o estereotipos tradicionales; que las mujeres son y pueden ser muchas cosas además de madres o amas de casa; que pueden existir y que existen diversos tipos de familia; y que existen diversas maneras de expresar el amor y el afecto. Deben enseñarnos a respetar la diversidad. Eso es un aspecto esencial de una sociedad moderna, democrática y pluralista. Basta mirar las noticias para ver los estragos causados por movimientos que pretenden imponer sus nociones de moral al resto de la sociedad”, expresó Bernabe en un comunicado de prensa.

El profesor universitario reclamó que quienes se oponen a la perspectiva de género indiquen a qué es que se oponen realmente. “¿Qué es lo que están objetando? ¿Que se enseñe que a la mujer no se le debe encerrar en ciertos roles, que existen diversos tipos de familia, o que no se debe odiar o discriminar a una persona por su preferencia sexual? Realmente no entiendo cómo se puede objetar algo de eso. Me parece que son aspectos elementales de una sociedad democrática que se respete a sí misma”, opinó Bernabe, quien exhortó al gobernador Alejandro García Padilla que no ceda a la presión de grupos que pretender imponer su concepción particular de la familia, la moralidad y la sexualidad al resto de la comunidad.

Por otro lado, indicó que “me parece doblemente irónico que la oposición a la educación con perspectiva de género se haga a nombre de la familia. Es irónico, en primer lugar, porque en realidad se está negando la realidad de la familia. Se quiere imponer un modelo de familia que no se ajusta al que viven muchas familias en Puerto Rico. Y en segundo lugar, porque no se abordan los problemas que en realidad afectan a las familias en Puerto Rico. El problema y la amenaza a las familias en Puerto Rico no viene de la educación con perspectiva de género, sino de los bajos salarios, los empleos precarios, el desempleo, la falta de cuido de infantes para las madres trabajadoras, la falta de servicios médicos adecuados, la falta de facilidades para la población envejeciente, entre otros problemas, cuya solución o consecuencias la mayor parte de las veces recaen sobre los hombros de la mujer”.

En cuanto a la acusación de que la perspectiva de género pretende “meter el sexo” en las escuelas, Bernabe afirmó que “a la edad apropiada también es importante que la escuela ayude a los niños y niñas a conocer y relacionarse con este aspecto esencial de nuestra humanidad de manera instruida y sin miedos. En este terreno, tanto o más que en otros, la ignorancia nunca trajo nada bueno. ¿Cómo es que nos quejamos de embarazos en la adolescencia y otros problemas, a la vez que no queremos hablar francamente a la juventud sobre uno de los temas que inevitablemente le interesa y le interesará grandemente”.

El excandidato a la gobernación recordó que esta idea no es una que el PPT plantea ahora cuando el tema está caliente. “Esto ha sido parte del trabajo del PPT desde el principio. Desde su nacimiento, el PPT se ha pronunciado a favor de una educación liberadora, orientada a la creación, como dice nuestro programa ‘de una ciudadanía activa, alerta, instruida, capaz de participar y ser líder en la creación de una sociedad libre de toda discriminación por razón, percepción o atribución de género, raza, nacionalidad, orientación sexual o identidad de género’. Eso es lo que dice nuestro programa y eso es lo que defendemos”, aseguró Bernabe.

Según el programa del PPT, adoptado en el 2010, parte importante de esa educación liberadora debe ser “la formación de nuevas actitudes y la erradicación de la violencia machista, es decir, provocada y dirigida a perpetuar las situaciones de subordinación de la mujer”. El documento también señala que es necesario atemperar el currículo de las escuelas “a una visión de equidad por género e igualdad de oportunidades para mujeres y hombres”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.