La pérdida de audición en los niños

banner-comunicados3La pérdida de audición es el defecto de nacimiento más frecuente de los recién nacidos en Puerto Rico. Según estadísticas del Departamento de Salud, cuarenta de cada 1,000 bebés nacidos y transferidos a cuidado intensivo tienen problemas de audición.

El no detectar los problemas de audición a tiempo podría afectar su lenguaje, habla, aprovechamiento académico, así como su desarrollo social y emocional. Por eso, la Ley #311 del Departamento de Salud, exige el cernimiento compulsorio para pérdida de audición a todos los neonatos antes de ser dados de alta de la institución hospitalaria y a todos los recién nacidos e infantes nacidos fuera de instituciones hospitalarias antes del mes de edad.

“El 50 por ciento de todos los casos de pérdida de audición en niños se produce por factores genéticos. Sin embargo, una pérdida de audición hereditaria no significa necesariamente que uno o ambos padres tengan problemas de audición. De hecho, cerca del 90 por ciento de los niños con pérdida de audición congénita nacen de padres oyentes, que han trasmitido esta condición por ser portadores del gen recesivo”, informó Eugenio Gómez, M.S. director Clínico de Audiología de Precision Hearing & Balance Center.

Otras causas de pérdida de audición infantil son los traumas en la cabeza, las continúas infecciones de oído y hasta el consumo de ciertos antibióticos. No obstante, en muchos casos, la pérdida de audición es temporera.

“Si su niño entre los 6 y 8 meses deja de balbucear y empieza a generar sonidos agudos, se rasca mucho las orejas, si con dos años no posee un vocabulario funcional, presenta un retraso del habla, se expresa con frases muy sencillas para su edad y dice mucho ¿qué?, debe visitar a un profesional ya que son signos de alerta de cualquier pérdida auditiva”, informó María Sánchez, MS director Patología De Habla y Lenguaje de Precision Hearing & Balance Center.

También, puede notar que sube mucho el volumen de la televisión y se acerca considerablemente, cuando se le llama a veces responde y a veces no, está muy distraído y actúa mucho en solitario, confunde palabras similares y le cuesta seguir instrucciones.

Afortunadamente, existe tecnología inteligente que puede ayudar a los niños que sufren de pérdida de audición a descubrir la alegría del sonido. El ajuste de audífonos a una edad los más temprana posible es crucial. Una pérdida de audición sin tratar influye enormemente en la capacidad de aprendizaje, socialización y comunicación del niño.

De igual forma, las terapias del habla son indispensables para la rehabilitación o habilitación auditiva del menor ya que un experto en patología del habla puede ayudar a corregir problemas de articulación, pronunciación o lenguaje.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.