En peligro la biodiversidad más rica del Caribe

UnknownSAN JUAN – Una rana que pone huevos color verde, la única especie conocida con esa particularidad, es uno de los cerca de 50 anfibios y reptiles recién descubiertos en Haití por un equipo de científicos. Más de 150 especies de sapos, ranas, lagartos y serpientes en peligro de extinción fueron recolectadas con el fin de ayudarlas a reproducirse en un ambiente controlado, y establecer un banco genético para poder clonarlas en el futuro, de ser necesario.

La trayectoria de los investigadores por zonas recónditas e inexploradas del país, con el fin de proteger su biodiversidad, quedó plasmada en el documental “Haiti, Extinction in Progress”, presentado en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras (UPRRP), como parte de la serie de conferencias del Instituto de Estudios del Caribe.

“Si somos capaces de preservar los últimos rastros de biodiversidad en el país, ese tendría que ser el mejor de todos los logros”, expresó durante su visita a Puerto Rico el biólogo estadounidense Blair Hedges, líder de la expedición. “Pero científicamente, (el logro más grande) es el descubrimiento de nuevas especies y que mucha de la biodiversidad todavía existe”, comentó.

Sin embargo, la emoción de encontrar más especies de lo que esperaban contrastó con la degradación ambiental desenfrenada que afecta al segundo país más poblado del Caribe, que se agrava ante una precaria situación económica y el impacto todavía palpable del terremoto del 2010.

Indicó que en Haití, las fuentes de agua potable están desapareciendo. Los ríos arrastran consigo los nutrientes del suelo y, con ello, la fertilidad de la tierra. La tala de árboles para la agricultura y la extracción de carbón para cocinar, medios de subsistencia de los habitantes fuera de la capital, han llevado a la explotación desmesurada de los bosques, que actualmente apenas cubren un dos por ciento del territorio.

Sostuvo que estas condiciones representan la amenaza más grande para los anfibios del país, con la mayor cantidad en peligro de extinción en el mundo. La disminución de estas especies es peligrosa porque apunta a problemas más grandes en los ecosistemas. Según el Dr. Hedges, quien es el director del Centro para la Biodiversidad de la Universidad de Temple, Pensilvania, “cuando los sapos se han ido, es porque los bosques se han ido y todo lo demás se ha ido, como los insectos, aves, hongos, microbios… Hay muchos lugares en Haití donde todo lo que queda es roca, hasta la tierra se ha ido… No quedan semillas, así que el bosque original no volverá a crecer”.

“Haití está en la peor condición de casi cualquier país en el mundo, definitivamente de cualquier país en esta mitad del planeta. Si aprendemos de Haití y de por qué esto está ocurriendo, entonces tal vez podamos detenerlo o ayudar a reducir el proceso en otras partes del mundo. Y con suerte también podremos reducirlo en Haití”, pero depende de la gente, concluyó.

El esfuerzo dirigido por el biólogo estuvo integrado por el naturalista y fotógrafo dominicano Miguel Landestoy; el especialista en anfibios Dr. Robin Moore y el ecólogo Joel Timyan. Además, contó con el apoyo de la Sociedad de Audubon de Haití, la organización medioambiental más influyente del país, el gobierno haitiano y el Zoológico de Filadelfia, que será el hogar de las especies encontradas para su protección.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.