Constructores de Hogares solicitan no se apruebe el IVA

ACH-ALEX-2010-2_07EL CAPITOLIO  – La Asociación de Constructores de Hogares de Puerto Rico (ACH) depuso el miércoles, en las vistas públicas sobre el Proyecto de la Cámara 2329, que propone el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y se opuso a la medida por el anticipado efecto que tendrá en el encarecimiento de la vivienda de nueva construcción así como en el costo de vida en Puerto Rico cuya economía lleva nueve años en recesión.

En la audiencia pública de la Comisión cameral de Hacienda y Presupuesto, el presidente de la ACH, Roberto “Tito” Trápaga expuso que la propuesta de establecer una tasa uniforme de un 16 por ciento, sobre la cadena de producción de la vivienda de nueva construcción, en particular sobre los insumos de servicios que anteriormente no estaban sujetos a tributación similar bajo el IVU, “tiene el efecto innegable de encarecer la oferta de vivienda de nueva construcción y hacer demasiado oneroso el costo de vida del ciudadano y la familia promedio”, expuso el presidente de la ACH, Roberto “Tito” Trápaga en un comunicado de prensa.

El líder de los constructores de hogares puntualizó que el no poder ofrecer la calidad y asequibilidad para la compra de un hogar que buscan las familias puertorriqueñas tendrá como consecuencia directa el acelerar aún más la salida masiva de ciudadanos con alta capacidad productiva y agudizar el problema de pérdida poblacional.

Según Trápaga, las ventas de vivienda nueva han mantenida una tendencia consistente de reducción acorde y relacionada, en gran medida, con la recesión económica que enfrenta Puerto Rico por lo que cualquier aumento en costo, sin duda, tendría el efecto de “colapsar la estrecha presencia de la vivienda nueva” en el mercado.

El presidente de la ACH aseguró que contrario a lo que algunos sectores postulan existe un gran espacio y condiciones de mercado altamente favorables para generar mayor actividad de construcción nueva. Destaco que lo que era en hace unos años atrás un inventario elevado de más de 24,000 unidades hoy está por debajo de las 4,000 unidades. “Esto no solo demuestra que los distintos incentivos diseñados para bajar el inventario fueron exitosos, pero también demuestra la alta correlación que existe entre el precio, el costo y la demanda”, sostuvo Trápaga.

Actualmente, existen más de 119 mil subfamilias, es decir 2 o más familias compartiendo bajo una sola estructura, más de 110 mil unidades existentes que no cumplen con las condiciones básicas y fundamentales de un hogar y sobre 20,000 personas en lista de espera para vivienda pública y programas de Sección 8, según datos ofrecidos por la ACH. “Esta Asamblea Legislativa debe preguntarse si deseamos incrementar todos los costos asociados a la cadena de bienes y servicios, dentro de la cadena de producción de una vivienda nueva que se pudiera construir para atender esa inmensa necesidad del País, de tener una vivienda adecuada para todos los sectores de escasos o moderados recursos”, sostuvo Trápaga.

Por otro lado, el líder de los constructores de hogares afirmó que la aplicación del IVA sobre la vivienda nueva, ya saturada con impuestos previos, tendría el efecto de aumentar en 11 por ciento el costo de su construcción y, por ende, su precio de venta. “No obstante, hacemos la salvedad de que dicho estimado es uno conservador, ya que no recoge todos los efectos inflacionarios que tendrá el IVA sobre múltiples etapas o eslabones de la cadena de producción de la vivienda nueva”, declaró Trápaga.

“La imposición del IVA a la construcción de vivienda nueva, pudiera resultar en que una familia de escasos recursos, que desee adquirir una vivienda de interés social, que hoy, 25 de febrero de 2015, tendría que pagar un precio de venta de 112,48 dólares, a partir de 2016, por esa misma propiedad, tendría que pagar cerca de 13 mil dólares más por la misma unidad, como consecuencia de la imposición del impuesto de valor añadido a la producción de dicha unidad. Igual, escenario tendría que asumir una familia de ingresos moderados, para comprar una vivienda con precio de venta de 210 mil dólares, al tener que absorber o asumir un incremento de precio cercano a los 23 mil dólares para adquirir dicha propiedad”, sostuvo el presidente de la ACH.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.