Cambios en la Reforma Contributiva pondrían en riesgo incentivos para energía renovable

imagesAnte la incertidumbre por los cambios y propuestas que pueda traer la Reforma Contributiva, y los pasados recortes de incentivos a la industria de energía renovable, la Asociación de Consultores y Contratistas de Energía Renovable de Puerto Rico (ACONER), mostró preocupación ante la posibilidad de que dichos incentivos desaparezcan en su totalidad. Muy en particular aquellos relacionados a la instalación de sistemas de energía solar en residencias y comercios.

“El presupuesto del pasado año fiscal redujo a la mitad los fondos para incentivar la instalación de energía renovable en residencias y comercios. En ACONER tenemos información de movimientos dentro de la legislatura para limitar aún más o inclusive eliminar cualquier incentivo de energía renovable”, destacó el Ing. Edward Previdi, presidente de ACONER.
INTERCONEXIÓN DE ENERGÍA RENOVABLE DISTRIBUIDA
TAMBIÉN ESTARÍA EN RIESGO

Sin embargo, el asunto va más allá, pues comentarios surgidos en la industria apuntan a que la AEE tiene intenciones de limitar sustancialmente la interconexión de energía renovable distribuida de pequeña y mediana escala, o sea, proyectos comerciales y residenciales.
“Por eso, anticipándonos a lo que pudiera ser una movida desastrosa para la industria de energía renovable en Puerto Rico, recomendamos que se lleve a cabo un estudio enfocado en este tipo de proyectos de energía renovable, similar al que se realizó para los proyectos de fincas de energía. El enfoque principal de la AEE no debe ser los proyectos a gran escala para venta de energía y sí los proyectos de pequeña y mediana escala que le dan acceso directo a los ciudadanos y pequeños empresarios locales a los beneficios de la energía renovable”, señaló Previdi.
“Es de todos conocido que la industria de energía renovable ha sido de beneficio a miles de familias y comerciantes que han visto una disminución considerable en sus facturas de electricidad. La gran mayoría lo han logrado gracias a los incentivos que permiten la adquisición de placas solares. La eliminación o más recortes a estos incentivos representan un retroceso enorme en una industria que se abrió pasos agigantados en Puerto Rico. Esta industria no solo logró la reducción de consumo de energía generada por fuentes fósiles no renovables como el petróleo y minimizó el impacto de gases de invernadero nocivos al ambiente, sino que creó una industria sólida que ha generado cientos de empleos directos y ha posicionado a la Isla en la dirección correcta en asuntos de energía renovable”, añadió Previdi.
Conscientes del peligro que representaría la pérdida o la reducción de estos incentivos, “en ACONER recomendamos que la Reforma Contributiva mantenga el incentivo para la instalación de energía renovable y que no se cometa el mismo error de generaciones pasadas en el que una vez ocurre una reducción en el costo de los combustibles fósiles, se abandona el desarrollo de la energía y de los recursos sostenibles. Por eso en ACONER nos oponemos a cualquier medida que contribuya al cierre de más negocios y que esté en contra de la política pública establecida para proteger el medioambiente”, puntualizó Previdi.
La Ley 57 de Reforma Energética establece que la AEE debe permitir y ampliar la integración de generación distribuida a su red. ACONER hizo un llamado urgente a la AEE a cumplir con esta política pública y a que se exprese en torno a esta orden emitida el pasado diciembre por la Comisión de Energía que obliga a mejorar significativamente los procesos para interconectar energía renovable distribuida.
ACONER es una organización sin fines de lucro, fundada en el año 2007, con el objetivo principal de fomentar el desarrollo de la energía renovable por medio de generación distribuida en Puerto Rico.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.