Beneficios de una dieta libre de gluten en los pacientes con autismo

foto.wikipedia.org

foto.wikipedia.org

En Puerto Rico existen alrededor de 7,000 reportados, se estima que en realidad son alrededor de 11,000 casos de niños y niñas menores de 18 años que padecen de autismo. En la actualidad se ofrece una variedad de terapias y tratamientos que ayudan a mejorar la condición considerablemente. Sin embargo, en los últimos años, gracias al relato de varios pacientes y experiencias en oficinas médicas especializadas en el tema, se ha notado la mejoría de muchos de esos pacientes gracias a dietas, tratamientos tradicionales y alternativos que incluyen medicamentos y terapias. Recientemente, se ha desarrollado terapias innovadoras que incluyen desde montar a caballo, surfing, hasta terapias diseñadas por médicos especializados en lograr los mayores avances en el menor tiempo posible y esto comprobado por pruebas estandarizadas.

El autismo es como un misterio al que todavía no se le ha encontrado una solución. Poco se sabe sobre el causante de que los niños no comprendan lo que sucede a su alrededor; sean impacientes o se encuentren tan distraídos que no te pueden mirar a los ojos. Lo que sí se sabe es que esta condición está muy relacionada a problemas metabólicos e inmunológicos que afectan al Sistema Nervioso Central en personas genéticamente susceptibles.

“En algunos niños con diagnóstico de autismo se ha visto una mejoría o un gran cambio al hacer una dieta libre de gluten o caseína. Lo que mucha gente no sabe es que esta dieta en realidad es un ajuste en los alimentos que le afectan al sistema del individuo y que pueden producir problemas de contacto visual, conducta, habla y/o aprendizaje. El que un niño comience una dieta libre de gluten y caseína no asegura que se curará de la condición; pero sí esos químicos son algunos de los afectan su sistema experimentará un gran cambio. En los 8 años que llevo tratando estos casos he podido notar mejorías impresionantes en los pacientes, tanto en sus conductas como en el aprendizaje en menos de 3 meses, dijo la Dra. Carmen Báez Franceschi, pediatra especializada en casos de autismo y problemas del desarrollo. “Se ha demostrado que el gluten y la caseína producen un compuesto parecido a la morfina que tiene un efecto relajante, sedativo y adictivo. Muchas veces observamos que los niños y adultos solo comen unos alimentos en particular y esa es una señal de que probablemente ese es uno de los alimentos que le hace daño”.

El gluten, presente en muchos tipos de cereales distintos, es una glicoproteína. Entre otras funciones, actúa como elemento aglutinante, es el cemento que une los diversos ingredientes en panadería y pastelería, responsable de la consistencia elástica de las masas. El gluten está presente en el trigo, la cebada, la avena y el centeno. Por otro lado, la caseína se encuentra en la leche y todos sus derivados. Durante la última década se han reportado casos de alteraciones a alimentos y a los procesos de confección de lo que comemos. Lo que hace que la presencia del gluten en la comida sea mayor y el cuerpo no reaccione adecuadamente a la ingesta de este compuesto. Además, el gluten y la caseína son los responsables del aumento de péptidos. Los péptidos son una proteína que se encuentra en algunos alimentos y que en los humanos puede reducir el apetito una vez se ingiere. La dieta libre de estos componentes pretende evitar la ingesta de esta proteína.

El problema puede ser aún mayor cuando existen problemas con la flora intestinal responsable de la absorción de nutrientes. Esto puede causar que el Sistema Digestivo permita el paso de sustancias al torrente sanguíneo que son nocivas al organismo y producen problemas de sueño, gastrointestinales, inmunológicos y de desarrollo

El gluten se tarda hasta 8 meses en excretarse del cuerpo y los padres de pacientes han reportado que se ha tardado en ver el efecto de quitar el gluten hasta 2 meses después de comenzar la dieta. También en algunos casos donde se eliminó el gluten de los alimentos se experimentó una mayor concentración del paciente lo que resulta en mayor aprendizaje.

“Es importante que los padres no afecten la nutrición y la ingesta de calorías al hacer estos ajustes alimenticios en sus niños. Lo más importante para un paciente pediátrico en crecimiento es tener una buena nutrición”, resaltó Franceschi.

El Método Franceschi es un tratamiento médico que integra la medicina tradicional con medicina alternativa y tecnologías vanguardistas de una manera holística. Cada paciente recibe un tratamiento diseñado individualmente según su necesidad.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.