Alegan JCA exige a EA demuestre por qué mantener secreto dónde depositarán cenizas

Haga un click en la foto/logo para ver más

Haga un click en la foto/logo para ver más

SAN JUAN – Luego de una intensa campaña para defender el derecho de las comunidades a conocer donde llevarían los cientos de miles de toneladas de cenizas tóxicas si construyeran la mega-incineradora Energy Answers en Arecibo, la Junta de Calidad Ambiental (JCA) le exigió a esa corporación que demuestre por qué se debe mantener ese secreto.

Así lo informó el lunes Pedro Saadé, abogado de los ciudadanos.

“La JCA, debido a denuncias, ha modificado su posición de alianza con Energy Answers para ocultarle al pueblo adonde irían las cenizas favoreciendo los bolsillos de esta compañía. Le ha dado 5 días para que demuestre porque es necesario mantener este secreto”, afirmó Saadé en declaraciones escritas.

Indicó que esto representa un logro de las comunidades, aunque no es suficiente reparación, pues ya se han lesionado derechos de quienes puedan ser afectados por estas cenizas.

“La Junta demostraría respeto porque las comunidades ejerzan sus derechos si declaran una moratoria a los trámites de permisos de la incineradora y, una vez se anuncie dónde llevarían las cenizas, se conduzcan nuevas vistas públicas para que los ciudadanos puedan participar. No es comprensible que puedan otorgar un nuevo permiso sin haberse discutido en detalle los posibles efectos en la salud y el ambiente de estas cenizas por las comunidades afectadas”, declaró Carlos García, residente de Arecibo.

Agregó que “estos cientos de miles de toneladas de cenizas que se podrían producir, vendrían a empeorar el grave problema de contaminación que están produciendo las cenizas de la carbonera de Guayama, que han sido regadas por todo el país”.

Por otro lado, Saadé señaló que “desde que entró la nueva administración gubernamental en 2013, le hemos solicitado que haga una revisión de los documentos ambientales de Energy Answers, pues estos se aprobaron en tiempo record bajo una falsa emergencia energética (al igual que el gasoducto del norte) y han ocurrido cambios significativos en la población. La Junta se negó. Está a tiempo para rectificar”.

Detalló que las cenizas de los incineradores concentran las combinaciones de los tóxicos que contienen los desperdicios sólidos domésticos. Al igual que las emisiones al aire, un gran porcentaje del contenido de las cenizas son sustancias desconocidas. De las sustancias que si se conocen, las cenizas concentran metales pesados (como plomo, cromio, cadmio), dioxinas y furanos, entre otros. Las dioxinas son de las sustancias más venenosas conocidas por la humanidad, incluyendo que causan cáncer. Las cenizas, si se entierran en vertederos, eventualmente se filtrarán a la tierra y a los cuerpos de agua subterráneos y contaminarán nuestros alimentos.

“Esta planta no tiene el permiso de nosotros los ciudadanos y no va. Nos va la vida y la de nuestras familias. Ya hemos hecho huelga de hambre y nos hemos encadenado a los portones de la Junta. Estamos dispuestos a ir hasta donde sea necesario para evitar esta amenaza”, terminó García.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.