Acción que salva vidas

 1463048_10151869386912476_2091465519_nGuaynabo, PR – Existen estadísticas que reflejan que 1 de cada 7 personas que entran a un hospital necesitarán una trasfusión de sangre. En Puerto Rico, la demanda por pintas de sangre parece no mermar y el Colegio de Tecnólogos Médicos de Puerto Rico (CTMPR) exhorta a la población a donar sangre.

“Para donar sangre se debe tener por lo menos 16 años (menores de 18 años necesitan autorización escrita de un padre o tutor), pesar 110 libras o más y disfrutar de un buen estado de salud”, así lo especificó la Lcda. Ruth Rosario Hernández, presidenta del CTMPR.

El proceso de donar sangre es uno sencillo, basta con completar un cuestionario, realizar una entrevista médica y un corto examen físico para confirmar si la persona puede ser donante. Una vez culminado este proceso se pasa a la etapa de colección de la sangre. El proceso completo toma menos de una hora.

“Se colecciona una pinta de sangre (aproximadamente 450 mililitros), cantidad que se considera segura a extraer a una persona que pese 110 libras o más, que es cerca del 10% de su volumen total sanguíneo. La sangre pasa a un sistema cerrado con cuatro bolsas plásticas estériles que contienen anticoagulante y preservativo. Durante la colección, la bolsa permanece en una balanza en constante movimiento cuya función es agitar la sangre para mezclarla con el anticoagulante y controlar el volumen a extraer. De esta manera no se corre el riesgo de que la sangre obtenida se dañe y tenga que ser descartada”, explicó Rosario Hernández.

Una vez finalizado el proceso, el donante deberá reposar por aproximadamente 15 minutos, tomar líquido e ingerir algún alimento para comenzar a restablecer el fluido y otros componentes perdidos en la sangre. Además, algunas personas pueden experimentar sensación de mareo, sin embargo, esto podría durar solo algunos minutos. Una persona puede donar una pinta de sangre cada 56 días.

¿Qué pasa con la sangre una vez es colectada

Una vez colectada la sangre, un grupo de profesionales, entre los que se encuentran los tecnólogos médicos, pasan a procesar las pintas y separarlas en los diferentes componentes sanguíneos: células rojas, plaquetas y plasma. También se realizan diversas pruebas serológicas que permiten decidir si los componentes sanguíneos están aptos para ser transfundidos.

Por cada persona que dona sangre, otras tres se pueden beneficiar con la oportunidad de recuperarse y continuar viviendo. Por esto el CTMPR exhorta a la población a unirse a esta noble causa y a donar sangre para ayudar a salvar vidas.

Para más información se puede comunicar al (787) 792-6400 o seguirnos en Facebook bajo: tecnologos.

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.