Unión denuncia acciones abusivas e ilegales de la Procuradora de las Mujeres Imprimir Correo electrónico

559966_473588539371287_40608413_n

SAN JUAN – El representante internacional de la Unión Internacional de Empleados Profesionales y de Oficina (OPEIU, por sus siglas en inglés), Iram Ramírez denunció el lunes el supuesto trato abusivo e intransigente que reciben las trabajadoras y los trabajadores de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres, así como alegadas prácticas ilegales para evitar que el personal se organice sindicalmente para defender sus derechos.

Según Ramírez, la más reciente transgresión de la gerencia de la Oficina ocurrió luego de que obtuvo conocimiento de que la unión presentó una petición de representación para que se realicen elecciones sindicales.
“Tan pronto la Comisión Apelativa para el Servicio Público (CASP) les notificó que habíamos presentado la petición, las empleadas y los empleados comenzaron a ser llamados a reuniones individuales en las que se les interrogó sobre la petición y su deseo de formar una unión. Ésta es una acción prohibida por la ley dirigida a intimidar al grupo y tratar de evitar que ejerzan su derecho a la organización sindical. En este proceso, el patrono está obligado a respetar la pureza del proceso y la libertad del empleado para escoger. Sin embargo, la Procuradora Wanda Vázquez ha optado por continuar por el camino de la intimidación y la persecución”, explicó Ramírez en un comunicado, al indicar que a raíz de esta acción, la unión presentó dos cargos de práctica ilícita contra la Oficina.

El portavoz aseguró que ésta no es la primera ocasión en la cual se violan los derechos de este grupo de empleados. “La licenciada Vázquez ha creado un ambiente de trabajo hostil, tenso e insoportable, al ordenar cambios de turnos, formas de trabajo y funciones adicionales de forma caprichosa y vengativa, sin dialogar previamente con el personal y sin que ello conlleve la compensación correspondiente al aumento en la carga de trabajo. La situación es tal que, aun considerando la situación económica del País, algunas personas se han visto obligadas a renunciar debido a que las condiciones de trabajo son insostenibles. Ella misma ha sembrado el malestar y la desesperación en el espacio de trabajo, y ahora actúa ilegalmente para evitar que las trabajadoras y los trabajadores usen las herramientas que tienen a su disposición para atender la situación”, indicó.

Ramírez opinó que “es contradictorio que quien está llamada a defender los derechos de las mujeres se convierta en la pesadilla del personal de esta Oficina, en su mayoría compuesto precisamente por mujeres”.

El representante de la OPEIU afirmó que “es precisamente la preocupación por el bienestar de las mujeres en Puerto Rico lo que inicialmente llevó a este grupo de empleadas y empleados a advertir y hacer críticas constructivas sobre el deterioro de los servicios de la Oficina y el malgasto de fondos que se supone estén dirigidos a cumplir esas funciones. Sin embargo, en lugar de agradecer esta iniciativa de los empleados y trabajar en conjunto con ellos, la respuesta de la Procuradora ha sido la amenaza y la represalia. De esta forma, la licenciada Vázquez ha demostrado fallar tanto en su función de patrono al castigar la iniciativa y el compromiso de sus empleados, como en su función de fiscalizadora y defensora de los derechos de las mujeres”.
Por su parte, la procuradora de la mujer, Wanda Vázquez reaccionó a las denuncias. “Eso es un derecho que ellos tienen bajo la Ley 45. Yo dejo eso a las autoridades que tengan que ver a la solicitud que ellos estén haciendo. Nosotros estamos cumpliendo con las peticiones. No creo que sea el momento más adecuado porque la situación del gobierno está terrible y todos tenemos que de alguna manera cumplir con las exigencias de la Ley 66, pero la Oficina de la Procuradora está siguiendo las directrices de la Comisión y la persona que asignaron para que determine si pueden entrar o no pueden entrar”, dijo Vázquez en entrevista radial (WAPA Radio).
La funcionaria aseguró que la Oficina de la Procuradora es una de las agencias gubernamentales que ofrece mejores condiciones de empleo a sus empleados. Sin embargo, dejó claro que la Ley 66 le impide conceder bonos de verano, bonos de productividad, entre otros beneficios. “Yo no puedo ir por encima de la ley, porque yo soy una persona de ley y orden. Si el Tribunal dice que se puede hacer de otra forma, lo voy a hacer”, indicó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.