Las Sirvientas de Jean Genet

20070618-torre-upr-300x1931SAN JUAN-En su compromiso por presentar lo mejor de la dramaturgia universal, el Teatro Rodante Universitario del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR) presentará la obra Las sirvientas del dramaturgo francés Jean Genet.

En la noche del 2 de febrero de 1933, un crimen sacudió a la pequeña localidad de Le Mans en Francia. Se trata del asesinato de una dama y sus dos hijas a manos de sus dos sirvientas, las hermanas Lea y Michelle Papin. De este evento sangriento que marcó la historia local, se desprendió Las sirvientas, uno de los hitos de la dramaturgia del siglo 20.

Luego de transitar por importantes escenarios en el mundo, el texto de Genet ahora penetra con fuerza en el Teatro de la Universidad de Puerto Rico, a manos de la directora y profesora de teatro Jacqueline Duprey, y de un equipo actoral y técnico compuesto por estudiantes del Recinto de Río Piedras.

En la obra de ficción, Claire y Solange son dos hermanas que trabajan como sirvientas para una dama de la alta burguesía francesa, con la que mantienen una relación tensa y compleja. Cuando la Madame está ausente, ambas emprenden un juego de roles, en el que interpretan el personaje de su jefa para ensayar un oscuro deseo.

“Elegí la obra por mi fascinación con Jean Genet, por todos los temas que trabaja: la otredad, querer ser el otro, el escape de identidades a través del juego teatral. Por toda su propuesta temática y estética, por su filosofía profunda y compleja… (Genet) es uno de los autores más geniales del siglo 20”, explicó la directora y actriz.

Las sirvientas es un sostenido análisis psicológico sobre la desigualdad social. Encierra un fuerte coctel de emociones extremas, que transita el amor más sublime y el odio más monstruoso, la violencia, la dulzura, la envidia, la hermandad, entre otras. Insertarse en la psiquis de estos complejos personajes es tarea de las seis actrices, también estudiantes del Recinto de Río Piedras, quienes componen los dos elencos que subirán a las tablas.

Alejandra Corchado, quien interpreta el personaje de Claire, siente que desde su personaje tiene algo que decir, que criticar de la sociedad. “A través de la voz de él (Genet), puedo decir algo que siempre tuve dentro de mí, pero que no podía decirlo”, añadió la estudiante y actriz.

Por su parte, Nefesh Cordero se pondrá la piel de Solange. “Estos personajes son como flores marchitas, pero no están muertas… Solange es muy imponente, y a la vez, tiene tanto odio por sí misma. Es un reto”, observó la joven actriz.

En esta puesta en escena, se trata la obra desde una óptica experimental, en el que la luz, la música y el montaje proponen un homenaje al dramaturgo francés. ¨A Genet le seducía mucho la idea de que el público estuviera consciente de que estaba frente a una obra de teatro. Porque la vida es teatro, es un constante intercambio de roles y conflictos¨, sostuvo Duprey. Además, la propuesta se nutre de la tradición del film noir, la estética detectivesca, así como la belleza física en el uso de colores.

La agresividad y complejidad poética de esta obra constituyen una nueva propuesta, profunda y atrevida, del Teatro Rodante Universitario, que arranca así el año, luego de tener en cartelera el semestre pasado creativas comedias clásicas y contemporáneas, y una exitosa obra navideña. Lo que se mantiene como un estandarte es la apuesta completa al teatro.

Las sirvientas subirá al escenario del Teatro de la Universidad de Puerto Rico del 6 al 15 de febrero, en horarios de lunes a sábado a las 8 de la noche y domingo a las 4 de la tarde. La entrada es libre de costo, con un donativo sugerido pro-fondo Departamento de Drama. Luego, como parte de la tradición del Teatro Rodante Universitario, viajará a diferentes centros educativos y culturales de toda la Isla.

Jean Genet (1910-1986) fue un dramaturgo, poeta y novelista francés, nacido en París. Hay en su obra una fuerte rebelión contra el mundo y sus convenciones. Fue delincuente, desertor del ejército y vagabundo, y desde la cárcel empezó a escribir. En su obra, une la belleza de la poesía con lo grotesco y absurdo de la existencia humana. Sus textos, mayormente autobiográficos, juegan con la realidad y la ficción, a la vez que provocan moralmente. En palabras de Witold Grombrowicz, Genet convierte la fealdad en belleza.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.