Investigan efectividad de las leyes contra el hostigamiento sexual

Capitolio_01-e1376839925357-300x1683122EL CAPITOLIO  – En un esfuerzo por investigar si la Unidad Anti-discrimen (UAD) del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH) está descargando su deber ministerial en cumplimiento con la política pública establecida mediante la “Ley para Prohibir el Hostigamiento Sexual en el Empleo”, la Comisión de Asuntos Laborales y Sistemas de Retiro del Servicio Público, presidida por el representante Jesús Santa Rodríguez, llevó a cabo el miércoles la primera vista pública en torno a la Resolución de la Cámara 895.

En un comunicado de prensa se indicó que en una ponencia presentada por la procuradora del Trabajo, la licenciada Dimarie V. Méndez Martinó, ésta señaló que el discrimen por sexo es la causal por la que se presentan ante la UAD el número mayor de querellas.

“Específicamente, en el año fiscal 2014, se radicaron 926 querellas, entre ellas 417 por razón de género y 103 por hostigamiento sexual, 18 de ellas por parte de varones”, dijo la procuradora Méndez Martinó.

La funcionaria explicó que una vez un trabajador presente una querella alegando hostigamiento sexual, si las partes buscan una resolución alterna al conflicto de forma voluntaria, “la UAD facilitará una resolución temprana, a través de la mediación. Este proceso se llevará a cabo de manera pronta, justa, neutral, voluntaria y confidencial”.

En la vista, la directora de la UAD, la licenciada Myriam Costa Malaret, señaló que este organismo no cuenta con números certeros sobre los casos de hostigamiento sexual una vez abandonan la unidad, o se transan fuera de los tribunales, ya que los abogados de las partes son reacios a presentar estos datos, pues se llegan a acuerdos de confidencialidad.

Sin embargo, en torno al cumplimiento de los protocolos, la funcionaria aseguró que por lo general los patronos cumplen con la ley, tienen al día sus protocolos contra el hostigamiento sexual y son proactivos en solicitar que orienten a sus empleados. Añadió que en los casos en que se comprueba que no se cumplió con el protocolo, los patronos solicitan vista para remediar el daño, para evitar multas.

Por su parte, la Oficina de la Procuradora de las Mujeres, representada por la licenciada Josefina Royo, indicó que las leyes en contra del discrimen de género “no han tenido el efecto querido, ya que según datos recopilados por la UAD, las querellas por discrimen por razón de sexo aumentaron de 292 radicadas en el año 2000, a un máximo de 535 radicadas en el año 2007”. Esto incluye tres violaciones a las leyes de Hostigamiento Sexual, de Violencia Doméstica en el lugar del trabajo y la que fomenta la lactancia entre las empleadas.

Sin embargo, informó que desde el 2007 hasta el 2013 se ha producido una baja, pero de forma inconsistente. Específicamente en el 2013, de las 323 reclamaciones presentadas por razón de sexo, 85 eran por hostigamiento sexual, de las cuales 77 son mujeres y ocho varones.

Durante los trabajos, el representante Santa Rodríguez no descartó, que se enmienden las leyes de modo que sean más efectivas, incluso que se legisle para que el culpable del acto de hostigamiento sexual pague de su propio bolsillo por los daños ocasionados, que en la actualidad son sufragados a nivel del gobierno por la agencia en donde se viola la ley.

 

1 comentario