Incertidumbre en el transporte escolar para el nuevo semestre

transporte_escolar-300x1991SAN JUAN  – A tan solo horas de que toque el timbre de las escuelas públicas para comenzar el segundo semestre de clases, todavía es incierto si el 100 por ciento de los porteadores escolares bajo contrato con el Departamento de Educación (DE), podrá encender sus vehículos el martes en la madrugada para transportar los niños a las escuelas.

Así lo denunció el lunes el presidente de la Federación de Porteadores Escolares de Puerto Rico, José Rosado en conjunto con miembros de la Asociación de Dueños de Autobuses, Inc.

“La falta de planificación que hay en el DE junto a un sistema de facturación deficiente pone en riesgo la educación de los niños de Puerto Rico y el bienestar de miles de familias”, advirtió Rosado en un comunicado al expresar que no podrá garantizar el servicio de todas las rutas el martes ya que será una decisión individual de cada empresa, y solo aquellas que hayan recibido su pago y tengan capacidad financiera para continuar operando bajo estas circunstancias podrán prender sus guaguas esa madrugada.

De acuerdo con el líder de los porteadores escolares, esta situación atenta contra la educación de los 70 mil niños de educación especial y corriente regular matriculados en las escuela públicas y los ingresos de los 8,000 empleados directos que trabajan en la industria.

“Aunque el DE no nos paguen, nosotros tenemos que seguir cumpliendo con nuestras obligaciones incluyendo combustible, seguros, nómina, mantenimiento, reparaciones, aportaciones, contribuciones y patentes, entre muchas otras”, indicó Rosado al revelar que operar un vehículo escolar conlleva gastos elevados ya que tan solo el salario y el seguro social del chofer suman los 2,000 dólares mensuales.

El porteador recordó que a mediados de diciembre del 2014 los gremios que agrupan a los transportistas del país denunciaron públicamente la tardanza en los pagos por los servicios prestados al DE. En ese momento alertaron sobre las deficiencias del sistema de facturación que el DE estableció mediante el nuevo Reglamento para el Transporte Escolar 8494 que les impedían comenzar/terminar el trámite de sus facturas.

“A pesar de la llegada lenta y tardía de algunos pagos, el DE les debe millones de dólares a los porteadores públicos que sirven las 4,000 rutas escolares a través de Puerto Rico por los servicios prestados durante los primeros cinco meses del año escolar que terminó en diciembre del 2014. El total de los contratos para el primer semestre rondó 55 millones de dólares el presupuesto anual del DE que asigna 110 millones para la transportación de estudiantes de escuela pública”, dijo Rosado.

“Es absurdo que al DE le tomara cinco meses procesar nuestras facturas por los servicios ya prestados. Aunque el pasado sábado (10 de enero) comenzaron a llegar algunos cheques por correo, todavía hay porteadores que tan siquiera han podido facturar por sus servicios debido a que el sistema es complicado y deficiente. Tras que redujeron las tarifas que le pagan a los porteadores, se tardan más que nunca en pagarnos”, abundó el líder de los porteadores.

Indicó que la tardanza en el procesamiento de facturas y el envío de pagos ha puesto en riesgo la salud financiera de las empresas que brindan el servicio de transporte escolar, cuya mayoría son pequeños negocios de capital puertorriqueño. Rosado explicó que de agosto a diciembre los porteadores supuestamente tuvieron que financiar los servicios prestados al DE con dinero de sus propios bolsillos. Esto provocó que algunas empresas hayan agotado todas sus reservas al usar al máximo sus líneas de crédito y capital entrado así en una crisis económica.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.