Contentos vecinos del VSJ por las Fiestas de la Calle San Sebastián

fiestas-de-la-calle-san-sebastianSAN JUAN – Los miembros de la Asociación de Vecinos del Viejo San Juan (AVISAJ) felicitó a la alcaldesa Carmen Yulín Cruz, los empleados del Municipio de San Juan, los residentes y comerciantes del Viejo San Juan y los conductores de transportación pública que colaboraron con la administración municipal en lograr unas buenas fiestas de la Calle San Sebastián.

Indicaron en un comunicado de prensa que el transporte público y la eliminación de los anuncios excesivos de bebidas alcohólicas fueron los dos elementos que más contribuyeron al éxito de las Fiestas de la Calle San Sebastián, según los residentes del Viejo San Juan.

“La música estuvo buenísima,” comentó un residente, una de varias personas entrevistado al azar por miembros de la AVISAJ.

Recordaron que en años anteriores, la entrada y salida del Viejo San Juan podía implicar un tapón de horas. “Pudimos entrar y salir en nuestros carros bastante eficientemente. Este año, pude entrar en guagua desde Sagrado Corazón en 15 minutos,” aseguró por su parte un estudiante.

Por otro lado, señalaron que el Municipio de San Juan hizo cumplir la Ordenanza para las Fiestas mediante multas a negocios que trataron de establecerse solo para las Fiestas. Sus empleados de limpieza trabajaron durante el día vaciando zafacones y durante la noche dejando la ciudad limpia. “Hay que felicitar a los empleados de la limpieza,” enfatizó otro residente.

Entretanto, indicaron que la cantidad de visitantes tuvo sus efectos positivos. Los artesanos reportaron que en su gran mayoría, hicieron muy buenas ventas. Pero el domingo 18, a las 7:00 de la noche, la alcaldesa detuvo la transportación pública hacia el Viejo San Juan debido a la cantidad de personas que se encontraban en las plazas y las calles del Viejo San Juan.

Sin embargo, los residentes del Viejo San Juan sostuvieron que las Fiestas tuvieron sus notas discordantes. “El nivel del sonido de las bocinas del Hotel Convento hace vibrar las paredes de mi casa”, aseguró una residente que vive a la distancia de una cuadra del establecimiento.

Los residentes además aseguraron que sufrieron, al igual que todos los años, el disgusto de tener que limpiar sus fachadas y balcones que cada noche algunos visitantes utilizaban para hacer sus necesidades. “San Juan es patrimonio de todos, los visitantes no deben hacer aquí lo que jamás harían en sus casas”, expresó con disgusto una residente de la Calle Norzagaray.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.