Comerciantes denuncian impacto negativo a sus negocios por impuestos a los giros

cud-centro-unido-logo-300x1931SAN JUAN  – El presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD), Rubén Piñero Dávila, denunció que la enmienda a la Ley 136, que regula los negocios de servicios monetarios, “ha tenido el efecto discriminatorio de sacar del negocio de la venta de giros a los pequeños y medianos negocios del País”.

“Nadie veía venir esto, pero he recibido llamadas de socios preocupados porque ya no pueden vender giros. Me aseguran que las compañías les inhabilitaron el servicio y sus máquinas de ventas de giros están inoperantes en sus negocios. Esta medida ha dejado sin una fuente de ingresos a cientos de comerciantes, principalmente a negocios pequeños que sirven a los sectores más marginados. El pequeño comerciante entendía que esto solo aplicaría a las transferencias”, dijo Piñero en un comunicado de prensa.

Piñero explicó que la Ley 136 afectó este renglón del negocio porque no se tomaron en consideración las consecuencias que el gravamen tendría en los negocios a nivel operacional, ya el impuesto comenzó a implementarse con las transferencias monetarias y la programación de este tipo de transacción es más fácil de manejar que con las máquina de giros.

“Según me han explicado los socios, las máquinas de procesar giros monetarios tienen una tecnología anticuada lo cual hace bien difícil su programación. Por ejemplo, el socio del CUD Luis Felipe Colón, que tiene una empresa de cambio de cheques en el pueblo de Naranjito, me aseguró que Western Union “trancó” su máquina y él ya no puede vender giros. Ese tipo de máquina no funciona como una computadora que se puede programar fácilmente. La empresa proveedora del servicio tendría que cambiar todas máquinas alrededor de todo Puerto Rico por otras que puedan reprogramarse”, explicó Piñero.

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.