Catalogan como irresponsable utilización de sobrante de préstamos para Comunidades Especiales

seilhamer_noticel-300x1502EL CAPITOLIO – El portavoz del Partido Nuevo Progresista (PNP) en el Senado, Larry Seilhamer Rodríguez catalogó el miércoles como un acto irresponsable que se pretenda utilizar 400 millones de dólares para el programa de Comunidades Especiales producto de sobrantes de préstamos, cuando la razón primordial para las emisiones de bonos es que el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) no tiene liquidez, por lo que el dinero debe ir para abonar a la deuda.

“No es responsable ni de sana administración que en medio de la difícil situación fiscal se utilicen 400 millones de dólares cuando los estados financieros del gobierno revelan que a junio 30 de 2014 el Fideicomiso Perpetuo de Comunidades Especiales adeuda 360.4 millones de dólares a la línea de crédito del BGF. El no hacer el repago de la deuda es una violación a la ley ya que el gobierno está obligado a incluir una partida en el presupuesto para esos fines. En los últimos dos presupuestos aprobados esa partida no se ha designado por lo que la administración actual está actuando contra la ley”, sostuvo Seilhamer Rodríguez en declaraciones escritas.

Indicó que, “bajo el gobierno de Sila M. Calderón se destinaron 1,000 millones de dólares al Fideicomiso lo que dejó en precario las finanzas del BGF y el dinero no se tradujo en obras de mayor envergadura en las comunidades más necesitadas de Puerto Rico”.

De igual forma, el senador sostuvo que “aunque el programa de comunidades especiales es una iniciativa loable, en el pasado fue mal ejecutado y ahora el gobernador, en una actuación puramente política, lo inserta en la discusión pública. Es la responsabilidad de todo gobierno ofrecer mejores servicios y mejorar la calidad de vida de las comunidades más necesitadas, lo que no se puede es jugar a la política en momentos de tanta estrechez económica en la isla”.

Seilhamer Rodríguez recordó que varias investigaciones que realizó el cuatrienio pasado revelaron que en el programa de Comunidades Especiales hubo irregularidades en el manejo de fondos y que el dinero no llegó a la Comunidades ya que no se siguieron ni se llevaron los controles necesarios para la supervisión de millones de fondos que se supone fueran destinados a obras.

“De existir algún sobrante de los préstamos tomados con altos intereses por este gobierno, el dinero debe ir a pagar la deuda e inyectar liquidez al BGF como indica la Resolución Conjunta Núm. 1762 de 2004 que establece que el principal, los intereses y cualquier otro pago que tuviera que hacer el Fideicomiso lo hará de los fondos provenientes de la venta de bonos de mejoras públicas del ELA”, dijo.

Finalmente, el portavoz del PNP señaló que durante el mes de diciembre se aprobó a la prisa un nuevo arbitrio al crudo de petróleo y sus derivados con la amenaza de que no hacerlo implicaba el cierre de la Autoridad de Carreteras.

“El gobernador bajo chantaje insistió en un nuevo impuesto al pueblo de Puerto Rico advirtiendo que los resultados de no aprobar la crudita era la paralización de los sistemas de transportación como la Autoridad Metropolitana de Autobuses (AMA) y el Tren Urbano. La medida se aprobó en diciembre y todavía el gobernador no la ha firmado lo que deja el descubierto que no existía tal prisa para aprobar un nuevo impuesto”, concluyó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.