Caluroso debate en vistas públicas sobre Alienación Parental

bienestar_social7EL CAPITOLIO  – La presidenta de la Comisión de Bienestar Social, la representante Luisa Piti Gándara inició el miércoles, las vistas públicas del Proyecto de la Cámara 1309, que enmienda la “Ley para la Seguridad, Bienestar y Protección de Menores”, a fin de contemplar como maltrato la alineación parental.

“La ruptura del núcleo familiar es siempre una situación de gran impacto en los menores, quienes necesitan del amor, compañía y cuidado de ambos progenitores. Al tratar el tema de la Alienación Parental nuestra mayor preocupación es atender y prevenir las consecuencias sico-emocionales en un menor que es víctima de la influencia indebida de un padre o madre,” indicó Gándara en un comunicado de prensa.

Crianza Compartida abogó por que se enmiende el Ley de Custodia Compartida para reducir la discreción de los jueces y corregir el abuso a los derechos de los hombres al otorgarle en un 94-99 por ciento la custodia a las madres. “La Legislatura debe crear una presunción a favor de la custodia compartida y codificada en el Código Civil. También, reformar el sistema de pensiones para que el apoyo económico a la crianza no fomente la lucha entre los padres,” indicó Hiram Angueira.

El grupo dio como ejemplo de situaciones que surgen actualmente las acusaciones de actos lascivos, agresión sexual o de maltrato contra el padre no custodio como una manera falsa de este remedio. “Estas acciones tienen el efecto inmediato de paralizar las relaciones paterno filiales sin validad ni corroborar la veracidad de la situación. Están uno o dos años hasta que Familia o tribunales emiten un informe. Mientras tanto, ocurre una ruptura del lazo familiar durante ese periodo que no se puede recuperar. Son los menores los que salen perjudicados,” explicó la licenciada Carla Virella de Crianza Compartida.

El Departamento de Justicia señaló que la Alienación Parental no es un síndrome reconocido por la comunidad médica ni la profesión legal como un síndrome o desorden mental. Indicaron que al suceder mayormente en casos de separaciones altamente conflictivos con animosidad entre las partes se debe evitar la posibilidad de reclamos infundados y frívolos respecto a la alegada conducta de separación o rechazo por parte de uno de los progenitores.

“No respaldamos el proyecto porque no tiene parámetros claros en la definición ya que se presta a que la ocurrencia de un solo incidente promueva que se presente una querella. Las conductas que alegadamente evidencian alienación parental deben representar comportamientos injustificados, desproporcionados y sistemáticos,” indicó la licenciada Wanda Simons, asesora legal de Justicia.

Familia explicó que para determinar si existe alienación parental es necesario realizar una evaluación pericial y especializada para el contexto de la dinámica familiar tras una separación. Advirtieron que de aprobarse la medida como está propuesta, no contarían con los recursos periciales ni protocolares para atender los casos en que se alegue alienación parental.

“Entendemos que su evaluación debe ser realizada por peritos con conocimiento y experiencia en este tipo de casos como son los profesionales de trabajo social de las salas de relaciones de familia del tribunal y los psicólogos,” indicó María Cristina Morales, asesora legal de Familia.

La alienación parental es la obstaculización por parte de uno de los padres, abuelos o custodios de las relaciones de sus hijos o hijas, menores de edad con el otro progenitor o abuelos o persona que no tiene la custodia mediante el uso de diferentes estrategias para impedir, obstruir o destruir los vínculos con la parte que no tiene la custodia.

La enmienda propuesta que penaliza los actos de alienación dirigidos a obstruir o destruir los vínculos del menor con abuelos u otras personas que no ostenten la custodia puede ser anti-constitucional. “Tanto en la jurisdicción local como en la federal, la relación entre padres e hijos está protegida constitucionalmente. Entendemos que los abuelos no deben incluirse,” explicó Simons.

Algunas de las modalidades de alienación parental son impedirle al otro padre el derecho a la visita, negarse a pasar llamadas a los hijos, organizar actividades con los hijos durante el periodo que el otro padre tiene su derecho a visita, interceptar el correo y paquetes que le envíen a sus hijos, desvalorizar o insultar al otro padre frente al menor, cambiarle el apellido o nombres del menor, entre otros.

Gladys Monge, presidenta de la Fundación NO a la Alienación Parental recomendó dejar la parte penal del proyecto como una segunda alternativa en vista que la enmienda propuesta constituiría un delito menos grave, con una pena de no más de seis meses de cárcel, una multa de hasta 5,000 dólares o ambas a discreción del tribunal.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.