Vital la estimulación temprana para el desarrollo de los niños

Centro de Desarrollo Infantil (3)Programas del Instituto de Deficiencias en el Desarrollo transforman la vida de niños con deficiencias intelectuales

SAN JUAN, PR – La directora del Instituto de Deficiencias en el Desarrollo (IDD) del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) recalcó la importancia de un programa de estimulación temprana para el desarrollo adecuado de los niños pequeños.

“La estimulación temprana le provee al niño las experiencias necesarias para un desarrollo adecuado de los circuitos cerebrales, ya que es el tiempo de más plasticidad neural. Es el momento más idóneo donde es más fácil, menos costoso y hay más oportunidades de afectar positivamente el desarrollo del niño y la niña”, destacó la doctora Annie Alonso, directora del IDD y catedrática de la Escuela Graduada de Salud Pública del RCM.

Por eso el IDD desarrolló en 1993 el Centro de Desarrollo Infantil (CEDI), que cuenta con servicios de cuidado diurno, estimulación temprana y cernimiento para niños. Se practica la inclusión con infantes y maternales desde los dos meses hasta los tres años de edad, y las promotoras del desarrollo proveen estímulos para los niños en cuatro ambientes: cuna, gateo, andarines, y maternal. En el 2014, ofrecieron sus servicios a treinta niños, de los cuales el 47% tienen deficiencias o retraso en el desarrollo.

El CEDI también ofreció adiestramientos a 99 proveedores de servicio de cuidado diurno de los sectores público y privado de Puerto Rico, sobre las mejores prácticas de servicios inclusivos de cuidado del niño, intervención temprana, deficiencias intelectuales y otras deficiencias en el desarrollo.

“Es importante que el niño o niña tenga un pediatra o médico de familia que realice cernimientos del desarrollo periódicamente, por lo menos hasta los cinco años”, enfatizó Alonso. “En cada edad, los niños deben lograr unos indicadores relacionados al área motora, física, cognoscitiva, de comunicación y habla, socio-emocional, entre otros. Mientras más pronto se identifique un área de necesidad en el niño, mejores resultados tendrá la intervención”.

“Un desarrollo adverso en este período lo afectará negativamente durante gran parte de su vida. Un programa de intervención temprana adecuada y con base en la evidencia es vital y se convierte en un determinante de salud óptima para la niñez temprana y su familia”, añadió la doctora.

El CEDI y el Centro de Autismo de Puerto Rico, también desarrollado y dirigido por el IDD, celebraron un año más de triunfos ayudando a transformar la vida de niños con deficiencias en el desarrollo. En un estudio del Instituto, el 95% de los padres y familiares de los niños en el CEDI y en el Centro de Autismo de Puerto Rico indicaron que están altamente satisfechos con ambos servicios.

“El 65% de los padres expresaron que habían observado en sus niños un aumento en su lenguaje, 95% expresó haber observado aumento en las destrezas motoras y 62% un aumento en el desarrollo cognitivo”, indicó Alonso. “Nos sentimos satisfechos porque estamos apoyando a las familias de los niños y niñas que servimos a mejorar en su desarrollo para que puedan estar más listos para un ambiente preescolar”.

El Centro de Autismo de Puerto Rico, programa desarrollado en colaboración con el Departamento de Salud de Puerto Rico, proveyó servicios a 232 niños y sus familias en el 2014, y ofreció siete sesiones de adiestramiento donde se alcanzó a 127 proveedores de servicios y 92 familias. Inaugurado en abril de 2012, el Centro utiliza un modelo de servicios centrados en la familia, basado en evidencias para desarrollar evaluaciones, establecer diagnósticos seguros, proveer intervenciones de corta duración y referidos a otros servicios necesarios.

“La población con deficiencias en su desarrollo puede tener necesidades en varias áreas que a una sola organización le es difícil satisfacer. Por eso es importante la colaboración”, concluyó la doctora. “Nuestra facultad y personal continúan laborando tenazmente y mano a mano con nuestros colaboradores para alcanzar la meta de mejorar la calidad de vida de las personas con deficiencias intelectuales y otras deficiencias del desarrollo, y la de sus familias”.

Sobre el Instituto de Deficiencias en el Desarrollo

El Instituto de Deficiencias en el Desarrollo (IDD) fue creado en noviembre de 1991 por virtud de la Ley Federal 101-496, conocida como Ley de Asistencia en Deficiencias en el Desarrollo y Carta de Derechos según enmendada por la Ley 106-402 el 30 de octubre de 2000. Con esta enmienda cambia el nombre de Programa Universitario Afiliado a Centro Universitario para la Excelencia en educación, Investigación y Servicios en Deficiencias en el Desarrollo (CUEDD). El Instituto ofrece adiestramiento comunitario, actividades educativas y de Educación Continuada en el campo de las deficiencias en el desarrollo. Estas actividades están dirigidas a profesionales, estudiantes, personas con impedimentos, familias y la comunidad en general. Las actividades del CUEDD tienen el propósito de lograr cambios positivos en los sistemas de servicios. Para más información, puede visitar la página web del Instituto: http://iddpr.rcm.upr.edu.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.