Solicitan ayuda para sobreviviente de masacre familiar en Guaynabo

1958187_760943293939655_5451467593459164028_nSAN JUAN – La superintendente de la American Military Academy, Michelle Alfaro solicitó ayuda el miércoles para Ángel Ortiz, el adolescente que sobrevivió a la masacre familiar ocurrida recientemente en Guaynabo.

“En este momento su familia ha acudido a nosotros nuevamente pidiendo ayuda con donativos de tarjetas de regalo ya que no tienen acceso a su residencia ni a sus pertenencias, para que puedan ellos comprarle sus artículos de primera necesidad”, dijo Alfaro en entrevista radial (NotiUno).

Alfaro dijo que las cuentas bancarias y reclamaciones de seguros del menor están paralizados debido a la investigación y el proceso judicial por el crimen.

La superintendente dijo que colocaron una urna en la recepción del colegio para que la ciudadanía pueda colaborar. Indicó que prefieren tarjetas de crédito con el donativo o alguna tarjeta de regalo de alguna tienda por departamento, pues ambas pueden usarse en la isla y fuera de la isla.

Detalló que el proceso de recolección de donativos se extenderá hasta el 18 de diciembre y luego se retomará el 12 de enero al regresar del receso navideño.

Los interesados en ayudar a este joven, pueden pasar por la American Military Academy, ubicada en la carretera PR-177 de Guaynabo, también conocida como la Avenida Los Filtros, justo detrás de la Clínica Las Américas. También pueden enviar donativos por correo al PO BOX 7884, Guaynabo, PR 00970.

Ortiz fue el único sobreviviente de la llamada masacre familiar de Guaynabo ocurrida el pasado 18 de noviembre en la urbanización Los Frailes de Guaynabo. Allí fueron asesinados su padre, Miguel Ortiz Díaz, quien era profesor en la mencionada academia; su madre, Carmita Uceda Ciriaco y su abuela Clementina Ciricao. Su hermano Michael Ortiz también fue asesinado y su cuerpo fue abandonado en una carretera en Bayamón. Por este crimen, Christopher Sánchez Asencio y José Bosh fueron acusados ya enfrentan el debido proceso judicial.

De otra parte, Alfaro aseguró que la academia está ofreciéndole las clases a distancia al adolescente para evitar que pierda el semestre escolar. “Él está trabajando a distancia con unos acuerdos dirigidos por una servidora. Está recibiendo su material académico. Él no puede asistir al colegio pero continúa educándose a distancia. Su educación aquí en la American, independiente de la forma que sea, está garantizada”, afirmó.

“Es un niño muy comprometido y es un niño de mucha estructura. Por tanto, necesitamos cooperar en que este elemento (su educación) no se trastoque porque sería una perdida más para él, el separarse de ese proceso académico”, añadió.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.