Gobernador inspecciona remodelación del Malecón de Arroyo

12-02-14 AGP arroyoARROYO  – El gobernador Alejandro García Padilla inspeccionó el martes, los trabajos de remodelación del malecón de Arroyo. Este proyecto contó con una inversión de 2.5 millones de dólares y con la creación de 20 empleos directos durante su fase de construcción.

“Este es un ejemplo del tipo de obras que necesita un andamiaje financiero saludable para continuar realizándose. Mi administración no ha renunciado ni renunciará a desarrollar obra pública. Por el contrario, los retos fiscales lo que hacen es reforzar nuestra voluntad de llevar al país hacia un mejor mañana. Estamos desarrollando en toda la isla proyectos de infraestructura pública cuya capacidad de crear nuevos negocios y empleos excede el resultado directo de la inversión pública. Sin embargo, toda esta infraestructura –vinculada al desarrollo económico y la creación de empleos– requiere que mantengamos la salud fiscal de las estructuras e instrumentos del Estado Libre Asociado que hacen posible su financiamiento”, manifestó el gobernador en un comunicado de prensa.

El proyecto forma parte de la iniciativa de esta administración de revitalizar malecones alrededor de la isla, promoviendo así el desarrollo económico y la calidad de vida de los pueblos impactados. Los otros malecones en proceso de revitalización son los de Cataño, Naguabo, Patillas, Salinas y Santa Isabel. De igual manera se están realizando mejoras a los poblados costeros de La Parguera, en Lajas, y Boquerón, en Cabo Rojo.

La remodelación de este malecón –incluyendo un área para celebrar actividades culturales al aire libre– le dará un atractivo mayor, además de dotarlo con nuevos bancos, rótulos, faroles y áreas verdes. Más aún, este proyecto es una oportunidad para que la gente de Arroyo renueve su oferta gastronómica, cultural y de esparcimiento, para atraer más visitantes.

De igual forma, el gobernador aprovechó la ocasión para hacer justicia social entregando títulos de propiedad a 57 familias de las regiones de Guayama y Ponce. Estas comunidades rurales se formaron en terrenos que el Estado Libre Asociado cedió en usufructo entre las décadas del 40 y 70, bajo programas de vivienda ya desaparecidos, como Ayuda y Esfuerzo Propio.

“Ahora, cada una de estas familias podrá mostrar orgullosa que es dueña de su terreno con todas las de la ley, para ellos y para su descendencia. Lo que hacemos hoy es un acto de justicia. Es un reconocimiento a la perseverancia”, enfatizó García Padilla.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.