Senadores se curan en salud con voto a favor de enmiendas al Código Penal, pero dicen que se oponen al incesto

SenadodePuertoRicoEL CAPITOLIO – Los senadores populares Ramoncito Ruíz Nieves, Angel Rodríguez Otero, Pedro Rodríguez González y Luís Rivera Filomeno dijeron haber emitido “un voto explicativo al refrendar las enmiendas al Código Penal”, asegurando que en su voto explicativo expresaron su oposición a la enmienda al Artículo 131, relacionada con el delito de incesto.

“Nuestro Código Penal debe reflejar las conductas contrarias a la convivencia social y los valores que como sociedad atesoramos. Debe a su vez, fielmente cumplir con el mandato constitucional a la rehabilitación de las personas convictas de delito, a fines de promover la paz social”, dijo en un comunicado de prensa Ruíz Nieves, senador por Ponce.

El voto explicativo de los senadores dice que “por entender que el trabajo realizado y los esfuerzos aunados para construir una política pública que refleje estos valores y la máxima constitucional de rehabilitación de las personas convictas, emitimos nuestro voto a favor a las enmiendas al Código Penal, con énfasis en el establecimiento de penas a las personas jurídicas y la restricción terapéutica de las personas convictas, entre otras enmiendas, exponiendo a su vez nuestras objeciones a la modificación del delito de incesto”.

“Así mismo, esbozamos que este delito (incesto) no debió ser incluido como parte del Proyecto del Senado 1210”, subrayó Ruíz Nieves.

Según el propio senador Ruiz Nieves, la enmienda incluida en el Artículo 131 del proyecto senatorial propone, además de aumentar la pena de este delito a 50 años, excluir de la comisión del delito aquellas actuaciones en las que medie “consentimiento”. Es decir, los elementos del delito quedarían establecidos como “la relación de parentesco (ascendiente o descendente, por consanguinidad, adopción o afinidad, o colateral por consanguinidad o adopción, hasta el tercer grado, o por compartir o poseer la custodia física o patria potestad), la intención (a propósito, con conocimiento o temerariamente, sin consentimiento) y un acto orogenital o una penetración sexual vaginal o anal, ya sea ésta genital, digital o instrumental.

Por tanto, si dos persona emparentadas, por ejemplo, padre e hija, consienten a la relación íntima, no se comete el delito.

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.